Musica

sábado, 31 de enero de 2015

Chapter {19}

_______ saltaba emocionada de un lado a otro por el aeropuerto. Hablaba rápido y no dejaba de sonreír. Parecía que tenía 10 años. Cuando embarcamos, por fin, ella miraba atenta a las instrucciones de salvamento que había delante de nuestros asientos, ignorando completamente a la azafata que los estaba explicando.

- No lo entiendo - frunció su ceño.

- ¿Que no entiendes cariño?

- Esto - señaló un dibujo - Aquí la muñeca lleva un vestido - asentí - Y te dice que si llevas vestido, tienes que sujetártelo mientras que te tiras por la rampa de colchoneta para que no se te vea nada - alcé una ceja intentando entender lo que me quería decir.

- ¿Y…?

- Pues que en ese momento, yo no estoy pendiente en si llevo vestido o voy desnuda, que mire quien quiera, lo importante es salvarme. O por ejemplo, las mascaras de oxígeno, a mi me sale de arriba la mascara de oxígeno por que estamos cayendo en picado y yo no pienso en ponerme la mascara. Yo entraría en estado de pánico. O mira este de aquí - señaló al muñeco que llevaba puesto el chaleco salvavidas.- ¿Te puedes creer que yo, en medio del mar, me puedo poner a soplar el salvavidas? No, claro que no. Estaría intentando no hundirme.

- ¿No sabes nadar? - ella negó con la cabeza. - Bueno, ya te enseñaré, cariño. Sabras montar en bicicleta ¿no?

- Claro que si - me sacó la lengua y sonreí.

- Bueno, no te preocupes nena, yo estoy aqui para cuando entres en ataque de pánico, ponerte la mascarilla y ayudarte a relajarte, y cuando estés en el mar, soplaré tu salvavidas y te sujetaré. - Ella me miró sonriente y llena de ternura.

- Eres mi rebelde con aureola - cogió mi mano y yo besé sus nudillos.

Llegamos al aeropuerto de Orlando. El buen clima no tardó en darnos en la cara. Cogimos nuestras maletas y nos dirigimos fuera del aeropuerto para co.ger un taxi mientras que _____ sacaba fotos a que se yo.

- Mírame cariño - dijo. La miré y ella sacó una foto. - ¿Por qué tienes que salir tan guapo en todas las fotos? - se quejó.

- Déjame verla - ella me dio la cámara y miré la foto. - Eso es por que lo valgo nena - la miré a través de mis gafas de sol y ella sonrió. - Ven, echémonos un foto juntos. - Alargué mi brazo. _______ se puso a mi lado, la rodeé por la cintura y saqué la foto. La miré y sonreí.

- Perfecta - susurré. -  A ver, a ver - dijo poniéndose de puntillas a mi lado para ver la foto se la enseñé y ella hizo una mueca. Esta vez yo me encargaría de las fotos. Mientras que esperábamos a un taxi saqué una foto de _____ de perfil, otra de ella recogiendo las piezas de su móvil ya que jugando con él se le había resbalado de las manos. Un grupo de chicas salió del aeropuerto y se dirigió a donde nosotros estábamos, las iba a mirar de arriba a abajo pero algo me lo impidió. Tenía la mano de _____ puesta en mis ojos.

- No me seas infiel de mente - bromeó.

- Nunca lo seré cariño, de ninguna manera - quité su mano de mis ojos y la miré. La cogí por su mentón y posé mis labios sobre los suyos.

- ¿Sabes? - dijo abrazándome por la cintura y apoyando la cabeza en mi pecho. Rodee sus hombros con mi brazo.

- Dime cariño

- Me gustas que seas así

- ¿Así como?

- Como eres - ella me miró sin dejar de abrazarme - Aunque a veces te comportes como un cap.ullo, se que tienes razones… Y bueno, me gusta que te preocupes por mi, y que seas tierno conmigo, y que me quieras, y por otra parte, me gusta tu lado oscuro.

- No creo que te guste mi lado oscuro.

- Créeme, me gusta. Todo el mundo tenemos un lado oscuro, y yo amo el tuyo, amo todo de ti cariño - la apreté más contra mi. - Te quiero.

- Yo también te quiero nena. - No tardamos en co.ger un taxi. _____ sacó un papel del bolsillo y se lo leyó al taxista cuando estuvimos dentro después de dejar las maletas en el maletero. 

- Al 4600 North World Drive, Lake Buena Vista - dijo.

- ¿Van al hotel Disney’s Contemporany Resort? - preguntó el hombre. 

- Así es - dijo ella sonriente. 

- ¿Visitaran Disney World? - preguntó.

- Si, venimos para eso - sonrió _____.

- ¿Y los niños? - preguntó y yo sonreí mientras que  ____ reía poniéndose roja.  - No se preocupe, soy de los que dicen que nunca es tarde para disfrutar, y que siempre, seremos niños, por mucho que crezcamos. - miré a _____ y cogí su mano.

Tardamos unos 45 minutos en llegar. El hombre nos dejó justamente en la puerta del hotel. Me quedé admirando la entrada del hotel.[aqui] Miré a ____ que sonreía abiertamente. - Es uno de los hoteles que está más cerca del Magic Kingdom Park - nos informó el hombre - Donde está el castillo de Cenicienta.

- Entonces ya se por qué escogió este hotel - le sonreí a ____. 

- ¿Es que no te gusta? 

- Me encanta - le sonreí. El hombre nos ayudó a bajar las maletas y le pagué. El taxista se fue y miré hacia arriba, donde un monorail  pasaba por encima nuestra y entraba directamente al hotel. . 

- Eso nos lleva a los diferentes parques - dijo ella. 

- Veo que estás informada - ella sonrió - ¿vamos? - cogí una de las maletas. Ella asintió y cogió la otra. Entramos en el gran hotel, y la recepción era así. Di mis datos al recepcionista y él nos entregó la tarjeta de la habitación. Un botones se ofreció a llevarnos nuestras maletas y aceptamos, ya que ellos subían por una especie de ascensor. _____ miraba maravillada el sitio, subimos por unas escaleras mecánicas hasta llegar a la planta de arriba, después tuvimos que andar unos cuantos pasos para volver a coger otra escalera mecánica. Donde habían algunas tiendas, y una sala de juegos. ____ se agarró de mi brazo para no caerse al querer mirar a todos lados y andar a la vez. Subimos a la planta de las habitaciones hasta que llegamos a la nuestra. Cuando entramos nuestras maletas ya estaban allí.

- Me sorprendes cariño - dije cerrando y mirando la habitación perfectamente decorada - Pensé que ibas a co.ger una habitación de Disney.

- Las estuve mirando - dijo entrando en una habitación. La seguí y era el baño - Pero no había ninguna que me llamara realmente la atención. No había de princesas - hizo una mueca. Me acerqué a ella y la rodeé por su cintura pegandola a mi pecho.

- ¿Feliz? - le pregunté. Ella pasó sus manos por mis hombros.

- Mucho, ¿Y tú? - mordió su labio.

- No sabes cuanto - susurré. Ella sonrió y uní mis labios con los suyos. 

- Sabes  que hay una piscina - se separó un poco de mis labios.

- Me lo imaginé cuando me dijistes que echara el bañador. - volví besarla, esta vez agarrando su trasero. - Me gusta como te quedan esos jeans.  - ella sonrió.

- Gracias, Justin - acarició mi nuca.

- ¿Por qué cariño?

- Me haces sentirme bien conmigo misma. - se encogió de hombros. 

- Te quiero ______ , se que no dejo de decirtelo, pero no quiero que te olvide. Puse una mano en su cadera y con la otra metí un mechón de pelo detrás de su oreja.

- Nunca se me olvidará.

- ¿Me lo prometes? ¿Prometes permanecer conmigo? - dije pensando a todo lo que nos teniamos que en frentar cuando volvieramos a Stratford.

- Pase lo que pase - susurró. Volví a besarla.

Vi a _______ tapar su cuerpo con unos shorts y una camiseta un poco ancha, escondiendo su bikini azul.

- Ya estoy - dijo mirandose al espejo una última vez. Ahora que habia bajado de sus tacones, tuve que mirar bastante para abajo para encontrarme con ella. Con sus tacones me llegaba un poco más arriba del hombro, y sin sus tacones me llegaba más abajo de mi hombro. Cogí una mochila donde llevabamos todo lo necesario. Salimos de la habitación y rodeé sus hombros atrayendola hacia mi. Ella pasó su brazo alrededor de mi cintura.

Chapter {18}



- Asi que ¿Piensas que soy sexy? - ella apoyó su cabeza en mi pecho.

- Claro que si - pasé mis manos por debajo de su camiseta, levantandola un poco. Vi que cerró sus ojos. Respiré pesadamente en su oreja. Dirigí mis manos a sus pechos, dejé mis manos en ellos. Ella jadeó por lo bajo poniendo sus manos encimas de las mias pero por encima de la camiseta. Alguien entró en la cocina y quité mis manos de sus pechos poniendolas en sus caderas. Miré hacia atrás viendo como Paula dejaba los vasos en la mesa y salía en silencio. - Será mejor que vayamos a la habitación - murmuré sintiendo como mi miembro apretaba en mis boxers. _______ se giró y me sonrió. - ¿Cuantas copas te has bebido? - pregunté mirando sus ojos brillantes.

Ella se encogió de hombros - Quizàs tres - pasó sus dedos por la parte de atrás de mi cuello.- Vamos - cogió mi mano y salimos de la cocina. Subimos las escaleras y ______ abrió la puerta de la habitación, cerró la puerta cuando entramos. - ¿Sabes que eres mi chico malo? - sonrió maliciosamente.

Sonreí - ¿Ah si? - saqué mi camiseta mientras que avanzaba hacia ella, ya que estaba retrocediendo mirandome traviesamente.

- Quiero ser tu chica mala - dejó de retroceder cuando chocó con la pared.

- Oh cariño - la acorralé en la pared - Ya eres mi chica mala. - me pegué a ella.

- Sacas mi lado salvaje - rozó mi clavícula con sus labios entre abiertos - Tus besos, tus caricias, tus palabras, tu lado oscuro y sexy - dejó un beso mojado en mi cuello.
- Tu mente, tus manos, tu voz y la manera en la que me haces tuya - dijo con voz sexy.

- Vas a matarme, nena - intenté buscar sus labios, pero ella me esquivaba, como si fuese un juego. Ella quería jugar y yo me estaba desesperando por momentos. Hasta que dejó que la besara, y lo hice con desesperación. ______  pasó sus manos por mi abdomen, llegando hasta mis calzonas.
Pero subió hasta la mitad de mi abdomen y me empujó sin apartar nuestros labios. Retrocedí hasta que la parte de atrás de mis rodillas dió con la cama y caí de espaldas.  ______ dejó sus zapatillas a un lado y yo me quité las mias. Ella se subió a horcajadas sobre mi. - ¿Cómo de mala puede ser una chica buena? - ella alzó una ceja y me sorprendí ante todo esto. ¿Verdaderamente estaba consciente de lo que estaba diciendo y haciendo? Ella se bajó - Ponte de pie. -Obedecí y ella me bajó las calzonas junto a los boxers, dejando mi miembro libre. Saqué mis pies de ambas prendas y ____ los puso a un lado. Me empujó de nuevo a la cama pero estaba vez caí sentado. Apoyé mis manos en la cama y _____ se puso de rodillas entre mis piernas. Cuando iba a rodearme con sus pequeñas manos la paré.

- ¿Estas segura? No te veo muy serena cariño.

- Estoy bien, solo relajate, se lo que estoy diciendo y haciendo, solo juguemos - sonrió. Volví a ponerme en la misma postura de antes y lamí mis labios. Gemí cuando ella cogió mi miembro entre sus manos y las movió de arriba a abajo. La miré y mordí mi labio de abajo entero. Miré hacia arriba y gemí en voz baja cuando sentí su boca. Recordé la primera vez que lo hizo, y tuve que decirle como hacerlo, pero mald.ita sea, ahora sin decirle nada me estaba llevando al cielo. Sujeté su pelo para que no le diera en la cara. Cuatro años masturbandome pensando en esto, y ahora lo estaba teniendo. - Jesucristo - murmuré y me levanté de la cama. Puse mi mano en su cabeza y empezé a mover mis caderas intentando tener cuidado para que no le dieran arcadas. Su lengua hacia un trabajo maravilloso, asi que me sentí llegar.
- Nena, apartate - dejé de moverme. Ella lo hizo y mi miembro me dolía por la necesidad de correrme. 

- Quiero que me fo.lles contra la pared - dijo ella levantandose. Jadeé. ¿Esta era mi chica? ¿Donde estaba _____? Tiré de su camiseta sacandola sin cuidado por sus brazos. Ella bajó sus pantalones y sus bragas del tirón dejandolo en el suelo. Me desesperé al no poder desabrocharle el sujetador.

- Dem.onios - murmuré. Las manos de ______ me interrumpieron y desabrochó el sujetador con mucha facilidad. Lo dejó caer y me miró. Recorrí su cuerpo con mi mirada hasta que llegué a sus ojos. Ella sonrió y me hizo una señal con su dedo indice diciendome que me acercara.  Me acerqué a ella y la besé poniendo mis manos en su mejillas. Retrocedí hasta que ella chocó con la pared. Bajé mi mano a su feminidad. Jugué con ella viendo como tenía su boca entre abierta.
- Justin, deja de jugar - se agarró de mis hombros y metí mis dedos intentando que ella llegara al orgasmo. -  Oh jo.der - mordió su labio.  Ella echó su cabeza hacia a un lado jadeando y me clavó sus uñas en la espalda. La sentí venir y saqué mis dedos. - Justin - lloriqueó y abrió sus ojos.

- Te recompensaré por esto nena - la cogí de su trasero y la subí, ella rodeó mi cintura con sus piernas. - Agarrate - ella se sujetó de mis hombros. Apoyé mi mano en la pared en la que estaba apoyada la espalda de ______. Guié mi miembro hacia su entrada y entre en ella ganandome un gemido de su parte.
La cogí de sus muslos mientras que la penetraba, y al penetrarla, su espalda chocaba contra la pared.
- Te sientes tan bien - jadeé. Ella se abrazó a mi y mordió mi cuello, y después mordió el lóbulo de mi oreja, teniendo cuidado con mi pendiente.

- Oh dios, Justin - gimió en voz baja. Ella estaba intentando no hacer mucho ruido. Le di una embestida y arañó mi espalda. - Eso es lo que les pasa a las chicas malas - dije apretando mis dientes mientras sentía las uñas de _______ en mi espalda debido a mis embestidas.
- Te daré tan duro que ni siquiera podras moverte mañana - ella gimió. La separé de la pared y me dirigí a la cama. La tiré en ella y me avalancé sobre sus pechos haciendola jadear. Me puse de rodillas y puse sus piernas en mis hombros. Dirigí mi miembro a su entrada de nuevo y entré en ella fuertemente.  - Eso es lo que pasa cuando me provocas, cariño - le di una palmada en su muslo. Gimió. Sus manos estaban agarrando las sabanas, pero despues sus manos pasaron a sus pechos, sujetandolos. - ¿Te duelen nena? - susurré sin parar. Ella asintió. Cambié de posición y me puse encima de ella. Quitó las manos de sus pechos y las puso alrededor de mi cuello. Rodeó mi cintura con sus piernas y yo hice presión sobre su pecho. Volví a embestirla, hasta que sentí sus paredes contraerse alrededor de mi miembro.
- Justin - gimió tirando de los extremos de mi pelo. Di una embestida más y llegué a mi orgasmo, corriendome dentro de ella. Seguí penetrandola hasta que al minuto ______ se me tensó bajo mis brazos y me abrazó juntandome a ella mientras que todo su cuerpo temblaba y jadeaba sin respiración. Salí de ella y me tumbé a su lado, apoyado en lcama con mi codo y mi cabeza reposando en mi mano. Ella me miró, y pasé mis dedos en forma de caricia por sus pechos. - Lo siento, ¿Te hice daño?

-No, es solo que ya sabes - la miré y ella hizo una mueca. - Odio que sean grandes.

- Son perfectos - murmuré - Caben en mi mano, ¿ves? - puse mi mano alrededor de su pecho. - Te ves hermosa - dije ahora acariciando su brazo. Sus pelos estaban esparcidos por la cama y su rostro estaba levemente sonrojado.

- Oh dios mio - dijo ella - No mires - tapó mis ojos.

- ¿Que pasa nena? - fruncí el ceño

- Estoy desnuda - rodé los ojos aunque sabía que ella no podía verme.

- Otra vez con lo mis...

- Es broma - destapó  mis ojos y me besó sonriente. - Voy a darme una ducha rapida - se levantó de la cama y caminó al armario cogiendo ropa limpia. Miré como se movía con agilidad a través de la habitación.

- Creo que voy a unirme.- me levante.

domingo, 25 de enero de 2015

Chapter {17}



- Voy a ayudar - ______ se bajó de mi regazo y salí fuera, ya que era donde ibamos a ponernos. Anduve a oscura hacia el lago mientras que pensaba en todo. Cuando llegué a la orilla del lago cogí una piedra y la tiré al agua haciendo que antes de que se hundiera rebotara varias veces, despues de eso metí mis manos en mi bolsillos.

- ¿Todo bien? - me preguntó Ryan poniendose a mi lado.

- De maravilla - murmuré.

- ¿Sabes? No pasa nada, ______ sabe manejar todo esto. Tienes suerte, Justin - miré a Ryan. - _______ es fuerte.

- Lo se.

- Y débil - fruncí mi ceño. - Ella es jodida.mente increible, y a veces siento que no la valoras como se merece. Odio ver a _____ mal. Ella se ha convertido en nuestra hermana pequeña, en la de todos. Y juro que como vuelvas a tratarla mal, te daré una paliza.

- Ryan, sabes que no lo hago queriendo, yo…

- Si, he estado ahí cuando secuestraron a Jazzy, cuando lo hicieron con ______ . Te he visto tirar cosas, gritar, drogarte y llorar. - Ryan puso su mano en mi hombro. - Justin, eres mi mejor amigo y siempre voy a estar aquí.

- Gracias Ryan - lo abracé.

- No hay de qué, Justin. Venga, vamos, las chicas han empezado a beber, asi que no tardaran en hacer algo divertido. - sonreí y miré hacia atrás para ver a _____ riendo con las chicas.

- Tengo miedo de que vuelva a pasarle algo - empezamos a andar de vuelta - O a mi madre, o a mi hermanos.

- Nos ocuparemos de eso - palmeó mi hombro. - Pasatelo bien con ______ en Orlando, y olvidate de todo. No os habeis visto desde hace cuatro años, os viene bien un tiempo los dos solos, sin preocupaciones. Nosotros seguiremos manejando todo aqui, e intentaremos averiguar que se traen los Skinhead entre manos.

- Gracias - llegamos a donde estamos todos.  ______ me miró con una sonrisa en su rostro, que me hizo sonreirle. Me senté a su lado y ella me dió mi vaso bebiendo un sorbo. Chaz sacó una pequeña radio al patio, y puso una emisora de radio, en la cual estaba sonando una canción que desconocía.
Los chicos hacian bromas, y reiamos, hasta que Chaz  levantó a todos de las sillas por que estaba sonando una canción lenta de Beyoncé. Vi a Christian coger a Marta por la cintura y pegarla a él mientras que se movían al ritmo de la música. _______ y yo seguiamos sentados. Miré a Ryan, que tambien estaba bailando.

- Demonios - murmuré - Watson, ya sabes que no se bailar lento. - ______ me sonrió de lado - Pero haré un esfuerzo - me levanté de la silla y le tendí mi mano. Ella la cogió y se levantó mientras me sonreía. Nos separamos un poco de nuestras sillas y la atraje hacia mi, rodeando su cintura mientras que ella pasaba sus brazos por mi cuello. Intenté moverme lento al ritmo de la canción, solo meciendo nuestros cuerpos.

- Lo estas haciendo muy bien, Bieber - ella sonrió y tocó el lóbulo de mi oreja haciendome cerrar mis ojos. Sentí el cuerpo de _____ alzarse un poco y dejó un beso mojado en mi cuello.

- Creo que podría acostumbrarme a bailar lento - murmuré. Ella soltó una risita. Y acarició la parte de atrás de mi  cuello.  Estaba tan concentrado en ella que ni siquiera me habia dado cuenta de que la canción había acabado, si no llega a ser por Paula, que me quitó a ______ de mis brazos y se la llevó donde estaban las chicas.
Fruncí el ceño y volví a sentarme.

- Oh si - dijo Chaz - Tío, tienes que ver esto. Ellas lo hicieron para ayudar a la hermana de Paula en una coreografía para el instituto.

- ¿Que? - pregunté confuso.

- Ellas van a bailar - dijo Ryan mirando sonriente delante de nosotros.

- No voy a hacerlo - se escuchó a _______.

- No seas amargada - bufó Paula.

- Venga, solo bailen, los demás chicos no lo vieron - dijo Christian.

- Esta bien, esta bien - bufó _____ poniendose en posición.

- La hermana de Paula sacó un 10 - me informó Ryan.

- Y no es para menos - Chaz me dió un cigarro y lo acepté, encendiendolo después mientras veía como las chicas terminaban de poner la música. Miré a _____ que se veía un poco avergonzada por lo que iba a hacer. [Esta coreografía , pongan en youtube : Selena Gomez bailando I knew you were trouble ] La música empezó a sonar y las chicas empezaron a mover sus cuerpos y manos mientras que todas seguían la misma coreografía y pasos. No quité mis ojos de  ______ y de como se movía. Le dí una larga calada a mi cigarro. Lamí mis labios cuando la vi en el suelo levantando sus caderas y levantandose de él de forma sexy. Ellas terminaron y los chicos aplaudieron mientras que ellas sonreían. Me dediqué a observar en silencio. ______ se dirigió a la silla que estaba a mi lado.

- Ufff  que calor - sonrió bebiendo un poco de su bebida. Ella me miro. - ¿No te ha gustado? - colocó un mechón de pelo detrás de su oreja.

- ¿Gustarme? - sonreí de lado.  - Cariño, me has puesto duro solo con verte moverte así. - me acerqué a ella. - Maldita sea, solo quiero ir a la cama. - Ella sonrió satisfactoriamente y se apoyó en el respaldar de su silla cogiendo su bebida entre sus manos. Miré a mi alrededor y vi a Jennifer subida a horcajada encima de Cody y besandose desesperadamente. Cristina estaba apoyada en el hombro de Ryan mientras que este la tenía entre sus brazos. Marta y Christian no estaban, asi que supuse que se habían ido arriba, y Paula y Chaz estaban dando un paseo hacia la orilla del lago. Cuando miré hacia _____ ella no estaba. Fruncí el ceño y me levanté buscandola con la mirada. Entré en casa y miré alrededor del salón. Escuché ruido en la cocina y me dirigí hacia allí. Me apoyé en el marco de la puerta mientras que veía a _______ coger una galleta de la despensa. Después se dirigió al frigorífico y cogió una botella de agua, y cerró la puerta con un gracioso movimiento de cadera.
Sonreí de lado y me acerqué a ella mientras que mordía su galleta. La cogí de su cintura haciendo que se sobresaltara.

- Me has asustado - dijo tragando duramente lo que estaba masticando.

- Lo siento - mordí su oreja. Ella se estremeció, asi que seguí haciendo eso. Ella bebió un poco de agua, asi que aproveché para rozar mi nariz a lo largo su cuello. Ella dejó el vaso encima de la encimera. La apreté junto a mi, sintiendo como su cuerpo se amoldaba al mio.

- ¿Alguna vez me harás un striptease? - pregunté.

- Yo no puedo hacer eso - susurró

- ¿Y es por qué?

- No se ser sexy - mordí su hombro.

- ¿Estas bromeando? Lucías bastante sexy hace un rato bailando.

Chapter {16}



Narrado por Justin

- Salimos dentro de tres dias - cerré el portatil.

- ¡Bien! - sentí la cama moverse y me giré para ver a _____ feliz saltando, en la cama sonreí y dejé el portatil en su sitio - Estoy tan feliz - dijo cayendo tendida en la cama. - Por fin voy a Disney World. 

- Vaya… si sabía que te hacia tanta ilusión te hubiera llevado antes - me tendí a su lado. Ella me miró y parpadeó. Lamí mis labios y acaricié la parte de su abdomen que se encontraba descubierta ya que su camiseta se había subido. - No creo que te pongas a correr para hacerte fotos con los muñecos.

- ¿Bromeas? ¡Esa es la mejor parte de todas! - sonrió. Y miré su sonrisa, mientras sonreía de lado hipnotizado por ella.

- Me gusta cuando sonríes - dejé de acariciarle su abdomen para acariciarle la mejilla. Vi sus mejillas teñirse de rojo y sonreí más abiertamente. - Eres preciosa cuando te sonrojas.

- No, no lo soy - ella tapó su cara mientras que sonreía abiertamente.

- Lo eres, cariño. No sabes lo que he echado de menos ver tu sonrisa, y tus mejillas rojas cuando te digo algún cumplido - cogí un mechón de su pelo y lo lié entre mis dedos. Ella me miró y miré sus ojos marrones oscuros, y sentí felicidad, ella aún estaba conmigo, apesar de todo, seguía a mi lado.  - Te amo nena.

- Yo tambien - sonreí y me acerqué a sus labios. Uní mis labios con los suyos, moviendo mis labios dulcemente sobre los suyos, intentando mostrarle todo el amor que sentía por ella. _______ colocó sus manos en mi cuello. Mi codo estaba apoyado en la cama.para mantener mi peso. Mi otra mano estaba posada en su cadera.  Pasé mi mano por debajo de su espalda y la puse casi debajo mia, soteniendola. Unos golpes en la puerta nos hicieron separarnos. La cabeza de Ryan se asomó por la puerta.

- Siento interrumpir, pero hemos traido hamburguesas, asi que si no quereis quedaros sin comer es mejor que bajeis. - sonrió.

- Claro, gracias Ryan - le sonreí. Este asintiò y cerró la puerta.

- Mmmm… ¿Por donde ibamos? - volví a mirar a _______ que tenía unna sonrisa en su rostro.

- Por la parte en la que nos vamos a comer - ella besó cortamente mis labios y se escapó de entre mis brazos.

- Odio que hagas eso - murmuré levantandome de la cama. Ella sonrió abiertamente, abrió la puerta y esperó a que me pusiera las zapatillas. Cuando las tuve puestas cogí mi móvil y lo guardé en el bolsillo de mis calzonas. Salí de la habitación y ______ cerró la puerta. La cogí de la mano y bajamos las escaleras para ver a todos sentados en el suelo alrededor de la pequeña mesa.

- Vaya Justin, veo que vienes contento - Christian miró a mis pantalones, y todos miraron después, incluida ____, que se enrojeció levemente. 

- Lo que tienes es envidia, Beadles - me senté y tiré de _____ para que se sentara a mi lado. 

- Creo que no te tengo envidia, ¿Verdad cariño? - le dijo a Marta pasando su brazo por sus hombros. Ella miró tímida hacia su hamburguesa y sonreí. 

- Eso es por que no vio la mía, solo la tuya - sonreí y recibí un golpe en mi brazo por parte de _____ .

- Cállate - dijo con una sonrisa en su cara.

- Oh vamos cariño, no seas celosa, sabes que soy todo tuyo. - le sonreí guiñándole un ojo. Ella negó con la cabeza. 

Christian bufó - ¿Por qué crees que la tienes más grande que yo? - alzó una ceja. 

- Oh vamos - reí.

- Dime de lo que presumes, y te diré de lo que careces - dijo Cristina susurrando. 

- Cállate, Perez - escupí - Nena, no me creen, díselo tú, ¿a que la tengo gran… ? 

- Estoy comiendo, que asco - soltó Jennifer. 

- Pues bien que se la chu…

- Vale cariñó - ____ me interrumpió. - Dejemos esto. - Miré a ____ sin entenderla, pero entonces me di cuenta de que hablar de estos asuntos siempre la incomodaba. 

- ¿Que os parece si después vemos una película? - dijo Ryan llamando mi atención, y la de todos.

- Me parece perfecto - dijo Marta. 

Cuando terminamos de comer las chicas recogieron las cosas y nosotros quitamos la mesa de en medio. 

- ¿Todo bien con _____? - me preguntó Chaz

- Si, todo bien con ella. Pero Chaz, no quiero que vuelvas a contarle nada a mi chica.  Ella no tiene por qué saber toda la mier.da que manejamos. Ella no tiene por qué estar preocupada.

- Lo se, pero ella verdaderamente se veía muy mal, Justin. 

- Me da igual como ella se vea, Chaz. No quiero que le cuentes nada. - suspiré - dentro de tres días cogemos un avión para Orlando.

- ¿Para que? - preguntó Ryan

- Ella quiere ir a Disney World - sonreí de lado al recordar a ____ saltando en la cama cuando ya le dije que teníamos nuestros billetes.

Los chicos rieron. - No me extraña viniendo de _____ - soltó Christian. - Ella se lo merece, Justin.

- Lo sé - me senté en un lado del sofá. 

- ¡Ya estamos! - dijo Cristina emocionada sentandose en el sofá.  _______ apareció y se sentó en mi regazo, poniendo su cabeza en mi hombro. La rodeé con mis brazos. Los chicos se repartieron por el sofá y Paula puso la película. Era una comedia, y amaba ver a _______ reirse.
Acariciaba sus piernas desnudas, ______ me miró y besó mi mejilla. 

Cuando la película terminó aún nos estabamos riendo. Miré a _______ y esta me miró con su ojos iluminados. Cogí sus mejillas entre mis manos y la besé. 

- Vamos a tomarnos algo - dijo Paula.

- Iré a por las bebidas - dijo Chaz.

- Te ayudo - Ryan lo siguió a la cocina

jueves, 22 de enero de 2015

Chapter {15}



Mi teléfono sonó haciendo que todos los que estaban en la sala miraran a lo que provocó ese ruido. Me levanté del sofá y lo cogí mientras que me dirigía al patio de atrás para poder hablar.

- ¿Si? - me senté en una silla que habia en el patio.

- Hola ______, soy Alfredo, ¿Cómo estas?

- Hola - dije contenta de escuchar su voz - Muy bien ¿y tú? 

- Bastante bien, te llamaba por que al igual que el año pasado, necesitamos a alguien aquí, por si querías trabajar este verano.

- Sería perfecto.

- ¡Bien! Tu sueldo sería el mismo que el del año pasado, y los turnos los pondriamos cuando llegues aquí.

- Me parece bien.

- Entonces, ¿Empiezas el viernes de la semana que viene a las 10 pm?

- Allí estaré.

- Entonces nos vemos, me alegro de hablar contigo, ______

- Yo tambien, Alfredo - colgué. Me quedé allí, acurrucada en la silla mientras que veía el atardecer. El sol, ahora naranja, se escondía por los árboles y se reflejaba en el lago, al igual que el cielo ahora teñido de rosa y amarillo. Suspiré mientras que todas las inseguridades y miedos se agolpaban en mi interior, haciendome sentir molesta. Me moví incómoda en la silla. Estos últimos días habían sido una autentica locura. Por una parte, tenía ganas de volver a la rutina, para no pensar, y mantenerme ocupada. Pero por otra parte... estaba tan bien aqui, sin hacer nada....

Me levanté y entré de nuevo al salón. Sin hacer mucho ruido subí las escaleras para ir a la habitación. Necesitaba una ducha. Abrí la puerta con cuidado, Justin no estaba en la cama, y la puerta del cuarto de baño estaba abierta. Fruncí el ceño y entré en la habitación cerrando la puerta detrás mia. Mis pies descalzos hicieron crugir la madera. Me asomé al balcón y Justin estaba apoyado en la barandilla, mirando ahora, el cielo oscuro. 

-¿ Estás bien? - le pregunté. 

- Si - contestó sin girarse. Asentí aunque sabía que no podía verme y metí la cabeza de nuevo en la habitación, me giré para ir al armario pero el agarre de la mano de Justin alrededor de mi muñeca me lo impidió. Lo miré confusa.

- No te vayas, quedate aquí - pude notar en su noto de voz arrepentimiento. Volví a entrar en el balcón, con cuidado de no clavarme nada en la planta de los pies. Apoyé mis brazos en la barandilla, Justin puso mis pelos hacia atrás y sus manos rodearon mi cintura. - Gracias - susurró cerca de mi oido y pude sentir su respiración en mi cuello. Mi corazón empezó a bombear con fuerza.  Era totalmente increible como todavía tenía ese efecto en mi. Cada vez que coge mi mano, me dice que soy solo suya, y que me ama, una corriente pasa por todo mi cuerpo y hace que mi corazón empieze a latir descontroladamente, y si lo pienso bien, ni siquiera nos hemos llevado un año saliendo. Es increible como en tan poco tiempo, lo he podido querer tanto.

- ¿Por que? - susurré

- Gracias por aguantarme, por estar ahí siempre, y por quererme como lo haces - su agarre se hizo más fuerte en mi cintura. - Sé que suelo cagarla mucho, y que debido a eso, no dejo de pedirte disculpas, y que pensarás que mis "lo siento" ya no son nada. Pero creeme _____, son verdaderos, y si me disculpo contigo por... insultarte, o por tratarme mal, es por que verdaderamente lo siento. Y no debería de haberme puesto esta mañana así. Estoy frustrado por que no se que hacer. - Me giré para mirarlo. 

- Justin - lo cogí de sus mejillas - Saldremos a delante, como siempre lo hemos hecho, no importa que pase, si nos tenemos el uno al otro todo será más fácil, y no dejaré que te rompas, me tienes aquí, estoy aqui, contigo - Justin pasó sus pulgares acariciando mi cintura. -¿Y sabes otra cosa? - puse mis manos en su pecho.

- Dime nena

- Quiero ir a Disney World - sonreí sin enseñar mis dientes. 

Justin frunció el ceño confuso - ¿Hablas en serio nena? 

- Totalmente en serio - pasé mis manos por sus hombros. - Llevo ahorrando unos años, y he pensado que podriamos ir... - mordí mi labio - es que ví que hay  espectáculos nuevos y sería taaaaaaan increible ir allí - dije emocionada. Miré a Justin y mordí mi labio. 

- A veces pienso que estoy saliendo con una niña de 5 años - murmuró negando con la cabeza.

- ¡Oye! - me separé de él y crucé mis brazos debajo de mis pechos - Solo tengo ilusión de ir allí. No hace falta ser una niña para ir a Disney World. - hice una mueca. 

- ¿Entonces es en serio que quieres ir? - volvió a preguntarme alzando una ceja.

- Completamente - Justin volvió a acercarse a mi, abriendo sus brazos, me metí entre ellos sintiendo el calor de su pecho y rodeandolo por la cintura mientras que sus brazos rodeaban mi pequeño cuerpo.

- Entonces iremos a Disney World. Nos vendrá bien despejarnos un poco de Stratford.- me separé un poco de él.

- ¿Vendrás conmigo? - sonreí.

- ¿Cómo no iba a ir contigo? - sonrió abiertamente. - ¿Tu y yo? - preguntó.

- Tu y yo - sonreí y junté mis labios con los suyos en un tierno beso.

- ¿Para cuando reservamos? - preguntó.

- Lo antes posible, la semana que viene empiezo a trabajar - Justin frunció su ceño.

-¿Trabajar? 

- Si - toqué su frente fruncida y deshice mi agarre de su cintura haciendo que él tambien soltara el suyo - ¿Que te parece si vas mirando los vuelos mientras que me ducho? Me he traido el portatil. - salí del balcón.

- Vale, pero ¿Trabajar donde?

- Oh, trabajo en el pub de Alfredo - dije abriendo el armario y sacando mi pijama. Justin se quedó callado un momento.

- ¿Por qué trabajas en un pub? - preguntó.

- Por que es por la noche, y así tengo todo el día libre, a parte, paga muy bien - me encogí de hombros y saqué el portatil de la mochila poniendolo encima de la cama. 

- Y la última pregunta ¿Por qué trabajas? 

- ¿Para ganar dinero? - dije lo obvio. - Por ejemplo para cosas como esta, si me quiero ir a Disney World, pues, cojo dinero y me voy a Disney World. Que quiero irme a comprar ropa a Toronto, pues me voy a comprar ropa a Toronto. Que mi madre me pide dinero para pagar cosas de la casa, pues me niego y ella me lo quita - me encogí de hombros. Justin soltó una carcajada.

- Tengo suerte de tenerte - me miró.

- Lo sé cariño - cogí mi pijama y entré en el baño. Dejé el pijama aun lado y abrí la cortina de la ducha abriendo el grifo. Justin apareció con el portatil y se sentó en la tapa del inodoro poniendo el portatil en sus piernas.

- Bien señorita egocentrica - sonreí ante eso - Mmmmm... a ver - dijo abriengo el navegador. Quité mis pantalones y luego mi camiseta.  Justin me miró. - ¿Sabes que así no puedo concentrarme? 

- Pues no mires - me encogí de hombros inocente.

Chapter {14}



Respiré hondo antes de entrar en la habitación. Abrí la puerta poco a poco. Aguanté la respiración, Justin estaba sentado en el borde de la cama. Entré con cuidado y cerré la puerta despacio. Me quité los zapatos dejandolos a un lado. Tenía que hacer que Justin dejara de hacerse daño a si mismo, y también a mi. La impotencia de no haberse dado cuenta antes lo hacia hacer y decir cosas sin sentido. Me acerqué a Justin, poco a poco.

- Te dije que te fueras - dijo duro.

- Justin..- me acerqué a él con la intención de poner mi mano en su hombro pero él se alejó antes de que lo tocase. Bajé mi mano hasta quedar de nuevo en su sitio.

- No me toques - Se pasó la mano por su pelo - Te vi hablando con Chaz - dejé de respirar por un momento. - Si crees que puedes hacer que me sienta mejor sabiendo todo lo que pasa alrededor de mi trabajo, estás muy equivocada. Te dije que no te metieras en mis asuntos, y el negocio, lo es - me miró.

- No voy a meterme en tu trabajo, Justin. Solo quiero que estes bien, aqui, que estemos bien.

- Nada puede estar bien si sé que alguien está esperando la minima oportunidad para hacerte daño - lo sentí romperse - o a mi madre, a mis hermanos. No soportaré que te pase algo de nuevo. No podría perdonarmelo, cuando secuestraron a Jazzy, me rompí. No quiero hacerlo de nuevo - se sentó en el borde de la cama y metió su rostro entre sus manos. Sinceramente, no sabía que decirle. Yo tampoco quería que ocurriera lo de hace unos años. Estaba totalmente asustada. Me puse en frente de él y acaricié su pelo, Justin me miró y abrió sus brazos, poniendolos alrededor de mi cintura y atrayendome hacia él. Apoyó su cabeza en mi pecho y yo lo rodeé con mis brazos, tocando su pelo.
Llamaron a la puerta, pero Justin no se separó de mi. La cabeza de Marta apareció por la puerta entre abierta y me hizo una señal para que fuera, asentí y ella cerró la puerta.
- ¿ Quien ha entrado? - murmuró.

- Marta - moví mis dedos por su pelo.

- ¿Para que?

- No lo se - me encogí de hombros - Me dijo que saliera.

- Entonces ve - se separó de mi. Asentí, lo miré una última vez y salí de la habitación para encontrarme a Marta.

- Siento molestaros, pero estoy preocupada, Jennifer lleva una hora en el baño llorando, y no consigo que salga, ni siquiera Paula, Cody está abajo jugando a la xbox con los chicos y no quisimos decirle nada.

- Voy para allá - la idea de Jenny rota y cortandose hizo que se me estremeciera el corazón. Entré en la habitación de Jennifer seguida por Marta. Cristina y Paula estaban intentando calmarla a través de la puerta cerrada. Nadie sabia sobre sus cortes, o sobre lo que habia pasado con su familia, solo yo, y ahora también Cody.
Paula y Cristina se quitaron de la puerta y yo me puse.

- ¿Jennifer?

- Dejame - sollozó.

- Sabes que no voy a hacerlo - las chicas me miraron y comprendieron que era mejor dejarnos sola. Cuando la puerta se cerró volvì a hablar - Ya estamos solas - me senté en el suelo apoyada en la puerta. - ¿Me vas a abrir?

- No - su voz estaba quebrada.

Suspiré. - Quiero ayudarte.

- No quiero tu ayuda, solo quiero estar sola.

- Bueno, la verdad es que si eso es lo que necesitas, lo haré. Pero cuando Cody se de cuenta de que no estás por ahí merodeando, vendrá a buscarte, y echará la puerta abajo. Lo sabes. - esperé en silencio a que ella se debatiera entre abrirme y no. Al fin escuché el pestillo, me levanté y la puerta se abrió, dejando ver a Jennifer con los ojos rojos y un pañuelo en sus manos.
Ella se avalanzó sobre mi y me abrazó mientras lloraba. La rodeé con mis brazos y ambas nos sentamos en el suelo. 

- Shh… - le peiné su pelo. Ni siquiera iba a preguntarle que le pasaba, cuando ella estuviera lista, me lo contaría. Suspiré mientras que veía a mi amiga llorar. La puerta de la habitación no tardó en abrirse, y Cody nos vio. Su ceñó se frunció preocupado y se dirigió a grandes zancadas hacia nosotras. 

- Cariño - se arrodilló a nuestro lado - ¿Que te pasa? - le acarició el brazo.

- ¿Que le pasa? - negué la cabeza en señal de que no tenia ni idea. 

- Ven aqui - quitó los brazos de Jennifer de mi alrededor y la alzó. Me levanté mientras que veía como Cody intentaba calmarla, sonreí al ver esa escena y salí de la habitación. Chasqueé la lengua y volví de nuevo a mi habitación mientras que movía la cabeza de un lado a otro, vaya día. Al entrar me encontré a Justin tumbado en la cama en posición fetal, dandole la espalda a la puerta, la cerré con cuidado y me arrastré por la cama hasta llegar a él. Lo rodeé por detrás con mis brazos y entrelacé una de mis piernas con las suyas, amoldandome a su cuerpo. Mi mano estaba en su abdomen.

- Te amo, Justin - susurré. Él cogió mi mano. - Descansa cariño - besé su espalda. Intentaba llevar todo esto lo mejor que podía. Tener a Justin frustrado e insultandome, a los Skinhead acechandome y a Jennifer llorando me tenía en el borde del precipicio, del cual intentaba no saltar.

Justin habia llegado a mi vida iluminandola, haciendo que me olvidase de todo, haciendo que creyera en mi misma y haciendome vivir al límite. Él practicamente era mi primer amor. No podía perderlo, no ahora que volvía a tenerlo entre mis brazos. No podía, ni siquiera, pensar en la idea de que le pasara algo.
Me aferré mas a el cuando recordé todo lo que habiamos pasado juntos. A veces, el conseguía llevarme a las nubes, y a veces pisoteaba mi corazon, para despues sanarlo.
Escuché su respiración pausada y me separé de su cuerpo intentando no despertarlo. Èl se movió pero no se despertó. Me bajé de la cama con cuidado y salí de la habitación sin hacer ruido.
Bajé al salón, donde Chaz estaba sentado en un sillón, y tenía a Paula en su regazo. Ryan estaba tendido en el sofá, y tenía puesto los pies encima de las piernas de Cristina, mientras que esta pasaba sus dedos por las piernas de este. Y Marta estaba acurrucada en el sofà con Christian. Sonreí, ella tan pequeña y él tan grande... Ambos estaban tumbados en el sofá, con las piernas entrelazadas y Christian rodeaba a Marta con sus brazos protectoramente. Chaz me miró y le levanté los pulgares en señal de que todo iba bien. Asintió. Me arrastré hacia la cocina y abrí el frigorífico, agradeciendo frío que salía de ahí.
Cogí la botella de agua fría y me eché en un vaso, guardé la botella y me senté en el taburete que estaba alrededor de la mesa de la cocina. El ruido de una persona entrando me hizo girar la cabeza para ver quien era. Paula entró y cerró la puerta.

- ¿Que va mal? - me preguntó.

- Justin está pasando por un mal momento - me encogí de hombros.

- ¿El motivo es lo que te contó Chaz? - asentí.

- ¿Y tiene que ver con nosotras?

- Si estás intentando que te de información, no vas a conseguirlo. Tú novio podría matarme.

- No es eso ______. Solo quiero saber si tiene que ver con nosotras.

- No, no tiene que ver con ustedes - la tranquilicé. Ella pareció respirar tranquila. - Espera, ¿Ustedes? ¿Y tú?

- Tiene que ver tambien conmigo, es complicado... No se que hacer Paula, solo quiero que Justin esté bien y pasar unos días con mi novio, pero parece que todo se nos complica cada vez que estamos pasando tiempo juntos.

martes, 20 de enero de 2015

chapter {13} 2



Me fui a la habitación seguida por las chicas. Ellas cerraron la puerta, cogí un cojín y lo tiré al suelo enfadada.

- ¡NO PUEDE SER! - grité - ¿Quien se cree que es? - desesperé.

- Tranquila - dijo Jennifer.

- ¡No puedo tranquilizarme! - mi labio inferior empezó a temblar.

- Oh ______ - Cristina se sentó a mi lado cuando me senté en el borde de la cama.

- No entiendo por qué me trata así - limpié mis lágrimas. - No le he hecho nada.

- Claro que no - Cristina me acarició la espalda mientras que yo hundía mi rostro en mis manos.
- Toma, bebe esto, te sentará mejor -escuché la voz de Marta. Levanté mi rostro y vi el vaso de té.

- Gracias - lo tomé entre mis manos y soplé antes de darle un sorbo.

- Algo ha tenido que pasar - dijo Paula. La miré.

- Él olía a ella - susurré. - No sé lo que ha pasado, pero estuvo con ella.

Necesito estar sola chicas, gracias.

- ¿Estas segura? - preguntó Jennifer.

- Si - ellas asintieron y salieron de la habitación. Dejé té encima de la mesilla. Suspiré y me tendí en la cama de forma fetal, dandole la espalda a la puerta.



Abrí mis ojos con pesadez, un olor que venìa del balcón semi abierto. Me levanté y me dirigí al barcón, donde vi la figura de Justin. Él estaba apoyado en la barandilla. Entré en el balcón y el olor a porro me hizo volver a arrugar la nariz.

- ¿Estas más tranquila? - preguntó Justin dando una calada.

- Yo estaba muy tranquila, tú eres el que estaba alterado - me cruzé de brazos. Él me miró. Sus ojos estaban rojos.

- ¿Cuantos te has fumado ya?

- ¿Que importa? - volvió a mirar al frente.

-Me importa, Justin. Aunque esté enfadada contigo, te quiero, y me preocupas.

- ¿Me quieres? - rió cínico. - Claro. Me pregunto si me has sido fiel, _____ - se giró y lo miré incrédula.

- ¿Perdona? - alcé una ceja. - ¿Estas bromeando?

- Verdaderamente, no. - le dió una última calada al porro y lo apagó dejandolo en un cenicero. Mi corazón empezó a bombear con fuerza cuando se acercó a mi, retrocedí y tropezé con el pequeño escalón del balcón, ya que iba de espaldas.

- ¿Por que huyes? - preguntó cerrando la puerta del balcón. - ¿Tienes algo que esconder? - sonrió, y me dió miedo esa sonrisa.

- No tengo nada que esconder - intenté que mi voz se notara fuerte.

- ¿En serio ______? Por que… he visto fotos tuyas con los chicos… mientras yo estaba fuera, tú no te fias de mi, pero… ¿Y tú? No eres exactamente una santa. - chasqueó la lengua acercandose a mi. Me alejé de nuevo. - Seguro que te lo has foll.ado a todos - mumuró apretando su mandíbula - Eres una pu.ta - escupió. Estaba completamente alucinada. Sabía que eso era efecto de la droga. Pero escucharlo salir de los labios de Justin dolía, demasiado. - ¡DIME ________! ¿¡TE LOS HAS TIRADO?!

- ¡Yo no me he acostado con nadie! - le grité. - Tú has sido el único, ¿A que viene todo esto?

- ¿A que viene todo esto? Ya se por qué querias dejarlo conmigo, ¿Quien es? ¿Es Ryan? ¿Quizás Christian? - me acorraló en la pared y me asusté al ver la vena de su cuello saltada y sus ojos ensartados en sangre.

- Me estas asustando, Justin - murmuré.

- ¿Te estoy asustando _______? - dijo a escasos centímetros de mi rostro. Mi pecho subía y bajaba rápido debido a mi respiración agitada. Justin cogió mis mejillas con una mano y me las apretó. - ¡ NO ME MIENTAS!.¿¡TE LOS HAS TIRADO?!

- ¡NO, JUSTIN! - lágrimas empezaron a salir de mis ojos. - Por favor - intenté apartarlo. Justin me soltó. Cogió mi muñeca y me acercó a él.

- Me haces daño - sollocé - No me he acostado con nadie, Justin. Que haya quedado con alguno de los chicos no significa que me haya acostado con ellos. - Justin me soltó y yo me pegué a la pared asustada.

- Lárgate _______, antes de que haga alguna locura, y me arrepienta. -dijo.

Me separé de la pared y salí fuera antes de que hiciera una locura. Cubrí mi boca con mi mano. Bajé escaleras abajo y Cristina y Ryan estaban viendo la televisión. Volví a subir y llamé a la puerta de Chaz. Intenté calmar mi respiración y el.temblor de mis manos. La puerta sr abrió. - ¿Que ocurre ______? - lo empujé hacia dentro, Paula estaba sentada la alfombra mientras que comía unas galletas y leía una revista. Se quedó mirándome interrogante.

- ¿Que ha pasado? - le pregunté - Quiero que me lo cuentes.

- No hay nada que contar ______, todo está bien, pero ¿tú estas bien? - cogió mis hombros.

- ¿Bien? No se cuantos porros se ha fumado Justin. No deja de decirme que me he acostado con alguno de ustedes. Algo le ha pasado, Chaz, y quiero saberlo. Él no va a contármelo, y no puedo ayudarle si no sé por qué está mal - miré a Chaz esperanzada para que me lo contara.

- ¿Te ha hecho daño ______? - preguntó Paula cogiendo mi muñeca y observándola.

- Estoy bien - murmuré.

- ______ - suspiró Chaz - No puedo hacerlo, es por vuestro bien.

- ¿¡Que bien Chaz?! - desesperé. 

- Bien, demos un paseo ____ - suspiró - ¿Podrías quedarte aquí cariño? - se giró hacia Paula - No tardaré. - Ella abrió la boca para decir algo pero se calló. Chaz la besó y me guió hacia a fuera. Entré poco a poco en mi habitación para coger los zapatos, por suerte Justin se estaba duchando.Cogí las converses del armario y salí. Me las puse y lo seguí hasta  la parte de atrás de la casa. Abrió la puerta corredera y me puse a su lado mientras empezábamos a caminar, alejándonos de la casa y rodeando el lago.
- Hoy Justin recibió una llamada de un desconocido, donde le dijo que debería ir al viejo almacén de Jack, que había algo importante de él allí, Justin fue y... bueno _____, los Skinhead vuelven.

Me quedé parada. - ¿Vuelven? - lo miré asustada. 

- Ellos tenían en ese almacén fotos tuyas durante estos cuatro años, de la madre de Justin y de sus hermanos - me quedé perpleja mirando a Chaz y un escalofrío recorrió mi columna - Después, Susan llamó a Justin, ellos estaban en su apartamento, así que él fue. Pero ya no había nadie. _____ esto no tiene nada que ver con que quieran secuestrar a Susan.

- Pensé que ella era el motivo por el que estaban aquí.

- _____, necesito que esto no se lo digas a las chicas ¿de acuerdo? - asentí. - No sé que va a pasar de ahora en adelante. Ellos no están aquí por Susan o por Parker, ellos vienen a por nosotros. Quieren quedarse con Stratford, y sabe que eso no vamos a permitirlo, quieren destrozarnos desde adentro, practicamente el pilar que sostiene a Los Owners, a todos nosotros. Quieren destruir todo lo que quiere, para que sea más fácil acabar con él. - Una lágrima rodó por mi mejilla. 

- Eh - limpió mi lágrima - No llores, saldremos adelante, Justin no dejará que te pase nada, ni a tí, ni a nadie, ni nosotros lo permitiremos. ¿Esta bien? - asentí limpiando otra lágrima. - Quizás por eso Justin esté reaccionando así. Por una parte tienes que comprenderlo.

- Vale - susurré - Gracias.

- No hay de qué, ven aquí - me rodeó con sus brazos cariñosamente. Desde que Justin se había ido, Chaz y Paula se habían convertido en mi apoyo. Ellos se preocupaban por mi, me cuidaban, e intentaban que saliera adelante. Tenía mucho que agradecerles. Me separé de él. - Y ahora quiero que sonrías dentro de lo que puedas ¿vale?  - asentí.

- Gracias Chaz.

- No hay de qué - anduvimos de vuelta a casa.

- Y bueno... intenta no mencionarle a Justin que te lo he contado, creo que él me matará si se entera.

- Tranquilo, intentaré que no se de cuenta. - le sonreí.Entramos en casa    y el olor a tortita me hizo sonreir. Ya estaba Jennifer cocinando. Fuí para allá.

- Mmmmm... - dije entrando - dime que has hecho para mi - junté mis manos y mordí mi labio mirando las tortitas que había en un plato.

- Lo siento _____, esto es para mi - dijo Cody quitándome el plato. 

- ¿No me darás? - hice un puchero.

- No, lo siento - me miró y me quedé mirándolo - Está bien - suspiró y sonreí. 

- Solo quiero una. - Cody me dio una y me senté a su lado, cogí el bote de nutella y unté en la tortita. - Que rica - dije tragando el bocado. Jennifer sonrió. Terminé justo cuando Cody y Jennifer se pusieron a hacer carantoñas. Bebí agua y me fuí al piso de arriba dispuesta a encararme con Justin y ayudarlo.