Musica

martes, 30 de septiembre de 2014

Hola.



Buenos días, Tardes o Noches !! Siento tardar tanto en subir capítulos o en contestar comentarios. Hace escasas semanas empecé el instituto y las clases,deberes,etcétera me demorar mucho de mi tiempo libre por lo cuál eso me impide subir tan a menudo. Sólo quería deciros que lo siento y que procuraré poner más de mi parte, para que podáis disfrutar de ellos sin tener que esperar tanto. Si ves que escribís un comentario y no hay respuesta no te preocupes yo me los leo todos y tarde o temprano tendrás una respuesta.
Eso es todo y gracias por Leer mi blog.

Att,Escritora del Blog.

Chapter ♥ {66}



Narrado por ____________

Rodé hasta caer en unos arbustos, me cubrí mientras que escuchaba las llantas de los coches chirriar en la carretera. Estaba asustada.Cuando ya no escuché nada me incorporé un poco, y al ver un insecto que no reconocí en mis pantalones, los sacudí deprisa y me puse en pie. Mordí mi labio preocupada, rezando en silencio para que Justin estuviese bien, y yo consiguiera salir de aqui.
Me acerqué un poco a la carretera, miré al cielo y vi que estaba anocheciendo. Mirè y vi a lo lejos un coche acercandose, asi que me metí de nuevo entre los arbustos.
El coche negro paró en el arcen y varios chicos, de unos 23 años se bajaron.
- Ella tuvo que caer por aqui - dijo uno de ellos - Cuando lo cogimos a él, ella no estaba - tapé mi boca con mis manos. ¿Habian cogido a Justin?
- Vamos a buscarla.
- ¿Estas seguro? Ha pasado un tiempo, ella ha podido huir lo suficiente, no la encontraremos, aparte, está anocheciendo.
- Daremos una vuelta por lo más cercano. Separaos.
Escuché pisadas que se dirigian por donde yo estaba. Mi corazón palpitaba fuertemente, iban a encontrarme allí. Sin hacer mucho ruido, bajé una pequeña pendiente, hasta esconderme detrás de un frondoso árbol. Cerré los ojos con fuerza mientras observaba, tirada en el suelo para esconderme, como los insectos merodeaban por donde yo estaban. He de mencionar, que les tenía pánico a todo tipo de insecto. Me concentré en las pisadas de esos tres hombres.
- Aqui no está, la muy zo.rra habrá corrido lo suficiente para alejarse de nosotros.
- Venga, vamonos, necesito comer algo - mi estomago se sintió vacio cuando escuché esas palabras.
Escuché las pisadas cada vez más lejos. Las puertas del coche se cerraron y escuché el motor del coche alejarse. Suspiré tranquila y me levanté nerviosa sacudiendo mi ropa mientras que me daban escalofrios por haber estado tumbada allí. Miré por encima de los arbustos y no vi nada. ¿Que hacía? Había dejado mi móvil caido en el asiento del coche. Me golpeé mentalmente. Me encogí debido al viento que se estaba levantando.
Con mucho cuidado, decidí salir de ahí, solo se escuchaban mis pisadas en las ramas y las hojas caidas de los árboles. Al ir a subir la pendiente, resbalé con una hoja cayéndome de boca, pero por suerte, conseguí poner mis manos en el suelo antes que mi cara.
- Auh - gemí. Me levanté con cuidado y miré mis palmas de las manos arañadas y sucias. Las sacudí en mis pantalones y volví a intentar subir, hasta que lo conseguí.
- ¿___________? - escuché.
- ¿Chaz? - susurré. Me apresuré por los matorrales hasta salir a la carretera. La luz de los faros de su coche me molestaba. Entrecerré los ojos. Él se acercó a mi.
- Hey, ¿que te ha pasado? - dijo mirando mi aspecto.
- Me he caido - hice una mueca.
- Tienes algo en el pelo - dijo.
- ¿Que? - me alarmé - ¿Que es? Quitamelo, quitamelo - dijo rapido.
- Tranquila - rió - Solo era una arañita. - dijo quitandomela.
- ¿¡SOLO?! - dijo dandome un escalofrio -.Chaz, ellos han estado aqui, buscandome - la expresión de Chaz cambió. - Ellos dijeron que tenían a Justin.
- No puede ser - murmuró. - Vamos - dijo cogiendo mi mano. Me subí en la parte del copiloto y cuando Chaz se montó condució rápido por la autopista.
- ¿Donde vamos? - te llevaré a casa de Justin. Asentí. El camino fué bastante largo, Chaz no paraba de llamar a los chicos por si sabia algo de Justin, y yo, aparte de estar preocupada, me estaba desesperando por momentos.
- ¿No saben nada? - le pregunté cuando subimos en el ascensor.
- No - suspiré y bajé la mirada.
- Oye - dijo Chaz - No tienes que estar preocupada - cogió mi barbilla subiendola para que lo mirara - Él es un tipo duro, estará bien. No creo que ellos lo tengan, quizás lo dijeron por que sabrían que estabas escuchando y querían que salieses. No lo se, pero ¿sabes? No creo que Justin se rinda tan facilmente, teniendote. Ahora, te tiene a ti para luchar por su vida, antes, le hubiera dado igual morir o no.
- Gracias Chaz - lo abracé.
- No hay de qué - me correspondió al abrazo.
Entramos en casa de Justin y Cristina se tiró a mis brazos. - Oh dios, estaba tan preocupada - me espachurro.
- Estoy bien - le susurré.
- Pues luces un poco sucia, ¿Que te ha pasado? - me encogí de hombros.
- ¿Se sabe algo de Justin? - le preguntó Chaz a Ryan.
- Aun no - suspiró este.
- Todo es culpa mia - escuché la voz de Chloe.
- Deja de decir eso - dijo Chaz sentandose en uno de los sofás - Cumples ordenes, al igual que nosotros, no es tu culpa. - Me senté al lado de Cristina y esta cogió mi mano intentando tranquilizarme. Llamaron a la puerta, miré esperanzada de que fuese él, pero aparecieron Cody, Jennifer y Christian.
- ¿Que ha pasado? - preguntó Ryan.
- Ellos han amenazado a mi chica - sijo Cody refiriendose a Jennifer. ¿Estaban juntos? Jennifer se acercó a mi y me abrazó.
- Hey - me saludó.
- Tranquilo tio - dijo Chaz - Vamos a solucionar esto, solo espera que aparezca Justin.
- ¿Donde se habrá metido? - murmuró Christian. Le di una mirada a Jennifer para que despues me explicara lo de ella y Cody, y ella asintió.
- Ellos han estado buscando a… - el sonido de unos golpes en la puerta interrumpieron a Chaz. Me levanté rápidamente del sofá y fuí a abrir esperando que fuese Justin. Abrí la puerta y lo vi allí parado. Estaba bien, él no tenía ni un rasguño.
- Dios santo - lo abracé por su cuello. Justin me rodeó con sus brazos. - Estaba tan preocupada - sollocé por la tensión que había pasado estas últimas horas.
- Hey - me separó de él y cogió mi rostro entre sus manos - Estoy bien, y estoy aqui - dijo limpiando mis lágrimas con sus pulgares.
- Yo… creia que te habia pasado algo, que ellos te tenian - susurré.
- Nunca dejaré que me cogan, no te dejaré. - rozó sus labios con los mios.
- Demonios, - diji separandose de mi - ¿Que ha pasado contigo
-Tio, ¿donde estabas? - dijo Ryan - Estabamos preocupados. - Justin y yo nos separamos.
- Vamos Ryan, siempre he sabido salvar mi trasero. - Justin cogió m mano y entramos en casa.
- ¿Donde tenías tu móvil? - dijo Chaz.
- Sin bateria - murmuró. Justin se sentó en el sofá y me atrajo a su regazo.
- Hemos estado preocupados, esto se está complicando - dijo Chaz entrelazando sus manos.
- Han amenazado a Jennifer - dijo Cody serio. Jennifer hizo una mueca. - Ella ni siquiera… sabia nada de esto - murmuró enfadado.
- Deberiamos de hablar con Parker y Steve. - dijo Christian.
- Es inutil - dijo Justin - Ya lo hice.
- Ellos estaban buscando a _________, Justin - dijo Chaz con calma. Justin se tensó debajo mia y apretó su agarre en mi cintura. - Ella fué lo suficientemente lista para esconderse.
- Tenemos que hacer algo - dijo Ryan - No podemos quedarnos quietos mientras ellos estan
jodi.endo nuestra vida.
- Estoy de acuerdo - dijo Cody.
- Bien, que tal si hablamos esto esta noche? - dijo Justin. - Cuando las chicas no esten aqui aclararemos lo que haremos - todos asintieron. Me levanté y Justin se levantó cogiendo mi mano.
- Te llevaré a casa - le murmuro Cody a Jennifer. Esta asintió y me hizo un gesto de “después te llamo”. Justin tiró de mi hacia el cuarto de baño.
- Creo que deberiamos lavarte un poco antes de que vayas a casa - cerró el seguro. - ¿Por què estas tan sucia? - dijo cogiendo mis manos y mirandolas.
- Me caí - me encogí de hombros, metí mis manos debajo del grifo y me las labé. Justin me miró. - Lo siento - dijo besando las palmas de mi manos.
- No tienes que disculparte, no ha sido culpa tuya.

Chapter ♥ {65}


Narrado por Justin.
Bajé del coche y anduve con paso decidido a la casa de Parker. Después de convencer a los de seguridad que era un asunto importante me dejaron entrar. Golpeé la puerta de la gran mansión, esperé hasta que una niña de unos 13 años abrió la puerta.
- Hola, necesito hablar con Parker.
- ¿Quien es Susan? - escuché la voz de Parker detrás.
- Bieber - dije lo suficientemente alto como para que me escuchara.
- Dejalo pasar - dijo. Susan abrió la puerta y la cerró detrás mia.
- Espero que sea importante.
- Lo es.
- Susan, vuelve a la cama cariño. - La niña corrió escaleras arriba y me miró antes de desaparecer por uno de los pasillos. - Vamos a mi despacho - lo seguí por la amplia entrada mientras veía su vestimenta,
una bata de seda, que escondía su pijama.
Entramos en su despacho y se sirvió una copa de whisky. - ¿Quieres?
- No, gracias.
- Bien Justin, ¿Que haces aqui?
- ¿Recuerdas a los Skinhead? - Parker asintió despreocupado.
- Ellos estan siguiendo a Chloe.
- Lo se, por eso la envié a vivir contigo, para que la protegieras. Ella nos sirve de mucho.
- Sabes que algún día de estos la mataran, y no podremos protegerla.
- Si, lo sé. ¿A donde quieres llegar?
- Estamos en peligro, no sabemos a lo que nos enfrentamos, ni siquierase el motivo por el cual Chloe está huyendo.
- Eso no es asunto tuyo.
- Claro que lo es. Todos hemos oido hablar sobre ellos.
- Y ¿Tienes miedo?
- No, claro que no. Solo quiero saber a quien me enfrento.
- Justin, solo estoy evitando una guerra. Deja que me ocupe de todo.
- No claro que no! No cuando ellos nos tienen vigilados! - grité.
- No alces la voz - dijo duro - ¿Que te preocupa? ¿Que te tengan vigilado a ti, o a esa novia tuya?
- No estoy de bromas. Ellos saben todos nuestros movimientos.
- No, no todos. Ellos solo os vigilan a ustedes, no a los demás. Estoy tomando cartas en el asunto. Ahora vuelve con tu chica y relajate. Hablaremos pronto. - enfadado salí de su despacho. Chloe me habia contado que habian coches sospechoso delante de nuestro edificio, y que cada vez que salía, uno de esos coches iba detrás de ella. Y que cuando volvimos a casa, ellos estaban siguiendonos a nosotros, por eso era que estaba tan asustada. Ellos sabian donde estabamos, ahora eramos su objetivo.

Tenia los ojos puestos en todos lados. Saber que podian estar siguiendome me mantenía alerta y nervioso.
- Justin, ¿este o este? - escuché la voz de ___________. La miré confuso y vi que tenia dos vestidos cogidos uno en cada mano. Ella frunciò el ceño y antes de que yo dijera nada colocó los vestidos en la percha.
- ¿Que va mal? - dijo poniendo sus brazos en jarra.
- Nada - metí mis manos en mis bolsillos y me encogí de hombros.
Ella me miró con su ceño fruncido. - Mientes - dijo muy segura. - Llevas unos dias muy nervioso.
- Te he dicho que no es nada. Por cierto, me gusta más el verde de flores - señalé. ___________ suspiró.
- Vamonos - empezó a esquivar a la gente para salir de la tienda.
- ¿No te lo vas a comprar? - dije siguiendola.
- No - la paré justo cuando salió de la tienda.
- Te he dicho que no pasa nada, ¿eso no vale para ti?
- No, se que te pasa algo, y no a ti, si no a todos los demás chicos, sé que me ocultas cosas para mantenerme, segun tu, protegiendome. Pero no sabiendo lo que pasa haces todo lo contrario.. - ella se quedó callada para que yo contestara.
- Todo va bien - ella desesperó y empezó a caminar molesta por el centro comercial. Me puse a su lado a grandes zancadas.
- Me encanta cuando te enfadas - sonreí. Ella me sacó la lengua.
Miré a mi alrededor para ver a un chico rubio rapado. En su brazo tenia un distinguido tatuaje, que no sabria decir que era.
- Vamonos nena - dije cogiendola del codo.
-.¿Que sucede? - dijo preocupada.
- Callate y sigue caminando - le ordené. Bajamos por las escaleras mecanicas esquivando a la gente.
- Intenta disimular tu preocupación - dije intentando salir de allí lo más normal y rapido posible.
- Lo siento. - atravesamos la puerta que daba al parking.
- ¿Donde dejamos el coche? - dije mirando de un lado a otro.
- En la columna 2 letra F - dijo. La arrastré hasta el coche y la metí en el asiento del copiloto. Rodeé el coche y me monté.
- ¿Puedes decirme que está pasando? - dijo poniéndose el cinturón.
- Nos están siguiendo. - ella palideció.
- ¿ Quien?
- Demasiada información - di marcha atrás para sacar el coche de donde estaba aparcado. __________ jadeó.
Despues de salir del parking miré por el espejo retrovisor, un coche negro venía detrás nuestra. Estábamos en el pueblo de al lado comprando ropa para ________, aunque al final, no se habia comprado nada, asi que tenia que coger por la autopista.
- Justin - escuché la voz de _______ a mi lado. - ¿Que ocurre? - dijo mirando hacia atrás en su asiento.
- Siguen siguiendonos - apreté la mandíbula. 
- ¿Quienes son? 
- Deja de preguntar nena - aumenté la velocidad cuando dejamos el pueblo y entramos en la autopista. 
- Justin, son mas - dijo ________ mirando hacia atrás. Miré por el retrovisor y vi tres coches iguales, cubriendo los dos carriles detrás nuestra. 
- Jo.der - murmuré. Esquivaba a los coches que se interponian en mi camino. - Esta bien, vamos a hacer algo, ¿de acuerdo? - pensé rapido.- No es la mejor idea que he tenido en mi vida, pero será mejor que salgas de esto.
- ¿Que? - dijo asustada.
- Hay una curva pronunciada dentro de varios kilometros, cuando tome la curva saltarás del coche hacia los arbustos y te esconderás ahí hasta que venga alguien a buscarte.
- ¿QUE?! - entró en pánico - No voy a saltar del coche - la miré de reojo.
- Quedan 3 minutos para llegar, quitate el cinturon - le ordené.
- No lo haré - jadeó.
- 2 minutos - solté su cinturon. - No te pasara nada, caeras en la hierba, ¿vale? No quiero que te pase nada.
- Me pasará si no estoy contigo.
- 1 minuto - la miré y la cogí de la barbilla. Pude ver el miedo en sus ojos. La besé - Te quiero, todo irá bien ¿Vale? Ahora salta por mi.
______ juntó sus labios en una fina linea. - Reduciré la velocidad - le informé. - Salta cuando yo te avise, ¿vale? - ella asintió. 
Nos acercamos a la curva y reduje la velocidad - Ahora - ella abrió la puerta, saltó rodando hacia la hierba. La puerta se cerró y aceleré rezando que ella estuviera bien y no le pasara nada.

Chapter ♥ {64}



- ¿Entonces? - me dijo Cristina sentandose enfrente mia mientras traia unos refrescos. Levanté mis gafas de sol y miré a Cristina.
- Dime, ¿Que te dijo? - dijo ella.
- Me dijo que tendría a Justin comiendo de su mano, tal y como hizo con Ryan.
- Maldita pe.rra - siseó.
- Ya te digo - murmuré y bebí un poco de fanta.
- ¿Que hacemos? Las peleas con Ryan me tienen frustrada. No dejo de darle vueltas al asunto. ¿Que hacemos con ella?
- No se - hice una mueca.
- Ella tiene que saber que son nuestros - escupió. Reí cuando dió un golpe en la mesa imponiendose. - Creo que deberiamos dejar que la maldita se crea que no sabemos que es una víbora, dejarle creer que es inofensiva.
- Mmmmm… me gusta. - sonreí.
- Claro que si - dijo ella con una sonrisa de autosatisfacción. - ¿Que tal con Justin? - me preguntó.
- Bien, hoy vuelve - sonreí agachando la mirada y tocando el filo del vaso con el dedo indice.
- Eso significa ¿noche de se.xo desenfrenado? - alzó una ceja.
- No, claro que no. - reí - Hoy tengo que quedarme toda la noche estudiando.
- Pufff, no me lo recuerdes, yo los empiezo la semana que viene.
- Puff… me da un miedo llegar a la universidad…
- No es tanto - dijo bebiendo de su coca-cola.
- ¿Hablarás con Ryan? - le pregunté.
- Si, tenemos que conseguir que esa maldita se largue de ahí.

Después de estar hablando un rato más con Cristina, ella me acercó a casa. Subí las escaleras hasta llegar a la segunda planta, saqué las llaves del bolso y cuando las iba a meter en la cerradura escuché el ascensor abrirse. Miré hacia atrás y vi aparecer a Justin, con cara de cansancio, detrás apareció Ryan.
Justin me miró y anduve hasta él. Puse mis brazos alrededor de su cuello y el rodeó mi cintura con sus brazos y me levantó del suelo.
- Te he echado de menos - susurré.
- Yo tambien - besó mi mejilla y me bajó. Justin cogió mi mano y caminamos hacia su casa. Justin se habia ido con los chicos una semana para hacer “negocios” pendientes.
Entramos y Chloe se tiró a sus brazos.
- Estaba taaaaaan preocupada - dijo abrazandole por el cuello. Justin no soltó mi mano. Ni siquiera correspondió a su abrazo. Ella viendo esto se separó.
- Emm.. yo… he hecho la cena - dijo Chloe.
- Oh, eso está bien - dijo Justin un poco confuso.
- Hice de sobra, por si tu chica se quería quedar a comer, espero que te guste la pasta - sonrió
Ahora era yo la que estaba confundida - Oh, si, claro - sonreí.
- ¿Has visto a Cristina? - preguntó Ryan saliendo del salón.
- Si, acabo de estar con ella tomando algo.
- Voy a buscarla - suspiró. Asentí y él salió detrás nuestra.
- Justin - dijo Chloe - Tengo que hablar contigo. - ella se mordió el labio preocupada.
- Estoy agotado Chloe, solo quiero pasar un rato con mi chica y acostarme.
- Me lo imagino, pero es importante
- Vamos Justin, no seas así, de todos modos, yo tengo que estudiar, nos vemos mañana ¿vale? - me puse de puntillas y le di un beso - Te quiero. Adios Chloe - me despedí con la mano mientras que salía de casa.
Aunque lo que quería era quedarme toda esta noche con él, tenia que estudiar, y él que descansar.
Entré en casa y después de saludar a mi padrastro me puse unos pantalones cortos y una camiseta ancha y recogí mi pelo en un moño. Abrí los libros y mi móvil sonó. Lo busqué desesperada entre la pequeña montaña de libros y ropa que tenía encima de la cama.
- ¿Si? - contesté.
- Hola - dijo mi padre.
- Que
- Quiero hacer las paces, ¿vale? - dijo este.
- ¿Y si no quiero?
Mi padre suspiró al otro lado de la línea. - No me hagas esto más dificil ___________. El fin de semana que viene es la boda de tu prima Elena. Y nos ha invitado, tienes que venir.
- Deberias a ver avisado antes - me senté en la silla.
- Acabo de enterarme. Comprate un vestido y unos zapatos si no tienes.
- Esta bien - murmuré.
- Bueno, tengo que dejarte, te quiero.
- Adios - colgué.
Después de la llamada de mi padre mi prima, que en verdad es prima segunda, me llamó.
- ¿Asi que tienes novio?
- Ajam
- ¡Pues traetelo! Me sobraba una silla.
- No creo que sea una buena idea, a mi padre no le cae bien.
- Bueno, a mi eso me da igual, lo he invitado yo, asi que traetelo, ¿vale?
- Lo pensaré.
- Quiero verte aqui con el chico el sabado. ¿De acuerdo?
- Esta bien - dije al fin.
- ¡Estupendo! - exclamó - Tengo que dejarte, mi prometido me reclama para cocinar.
- Claro, hasta el sabado.
-.Adios linda - colgué.
- ¿Iría Justin? ¿Cómo se lo tomaría mi padre? Tenerlos a los dos sentados en la misma mesa sería demasiada tensión
.

Chapter ♥ {63}


- Eso es una forma muy sutil de decirme que quieres acostarte conmigo - sonreí.
-  Nena - jadeó Justin - le quitas el romanticismo a todo - se quejó.
- Lo siento! - reí.  - Es solo que me hace gracia cuando dices las cosas tan… 
- ¿Tan…?
- ¿Para que me sienta especial quizas? 
- ¿Y te gusta? 
- Si - rodeé su cuello con mis brazos y lo besé. Justin me quitó la toalla y la echó a un lado, quedando solo con mis culotes puestos. Me agarró mi trasero y me dió la vuelta para caer en la cama.
- ¿Por qué te has puesto los culotes? - dijo Justin bajandolos y sacandolos por mis piernas desesperados. Reí ante su impaciencia. 
- Eres un intenso - Justin volvió a mis labios. 
- Joder nena, acostumbrado a tener sexo 4 veces a la semana, a pasar a no tenerlo, tienes que comprenderme. - pasó mis manos por todo mi cuerpo. 
- Lo hago - cogí su rostro entre mis manos y lo besé incorporandome un poco. Justin se quitó la toalla que lo cubria. Mi corazón empezó a ir más rápido. - ¿Me dolerá como la otra vez? - le pregunté. Justin se levantó. 
- Quizás, pero no tanto, espero - dijo abriendo un cajón y cogiendo un preservativo. Rompió el plastico metalico con sus dientes y lo sacó. 
- ¿Quieres ponermelo? - sonrió pícaro. Me sonrojé.
- No se hacerlo - mordí mi labio.
- Ven aqui - me hizo una seña con la mano. Tragué saliva, me levanté de la cama y me acerqué a él. - Toma - dijo dandome el preservativo. - Colocalo en la punta. Lo miré, me agaché y lo hice. - Ahora - puso sus manos sobre las mias. - Deslialo a lo largo - dijo con voz ronca. Asentí. 
Deslicé el preservativo a lo largo de su longitud bajo la atenta mirada de Justin. Él gimió ante el roce de mis dedos. Cuando terminé me levanté y lo miré. Justin lamió sus labios.
- Quiero que me montes - dijo cogiendo mi mano. - Tiendete. - me ordenó. Lo hice. Justin se puso encima mio, y metió sus dedos dentro de mi. Hice una mueca entre dolor y placer. Se acercó a mis pechos y mientras que seguía moviendo sus dedos torturaba mis pechos. Gemí en voz baja y pasé mis manos por su pelo.
Sentí como sacaba sus dedos, pero no del todo, y empezó a darme placer.
- Jesus, Justin - mordí mi labio. Justin vovió a mis labios ahogando los gemidos que venían con el orgasmo. Justin me dejó recuperarme un poco.
- Vamos, ponte encima mia - dijo ahora tumbandose sobre donde yo estaba. Se puso el preservativo bien.
- Ven, te ayudaré - dijo Justin cogiendome una mano. Puse mis piernas a ambos lados de su cadera. Solté la mano de Justin y las puse en su pecho desnudo. Justin guió su miembro hasta mi entrada.
- Baja, nena. - susurró. Mordí mi labio mientras bajaba poco a poco con la ayuda de Justin. Cuando baje del todo eché mi pelo hacia un lado. Justin pasó sus manos por mis piernas. Empecé a moverme lentamente, Justin se incorporó y me besó, pasé mis manos por sus hombros y él las pasó por mi espalda y mi trasero.
- Te amo - dijo besando mi cuello.
- Yo tambien
Salí de la habitación dejando a Justin vistiendose. 
- ¿Ya te lo tirastes? - dijo una voz. Miré hacia la rubia plastica que estaba sentada en el sofá. 
- Estás molesta por que él se está acostando conmigo y dejó de hacerlo contigo - ataqué. 
Ella rió cínica. - Cariño, cuando yo quiera y donde quiera, puedo tener a Justin Bieber en mi cama.
- Aunque, creo que estás más molesta por que él no quiso una relación contigo y conmigo si. ¿Es eso? - ella me echó una mirada envenenada.- Si, creo que es eso.
- Ya verás pequeña zo,rra, tendré a Justin comiendo de mi mano antes de que te des cuenta, al igual que hice con Ryan - sonrió ampliamente.
La miré una última vez y salí de casa. Tenia que llamar a Cristina y contarle lo que me había dicho.
- Justin - dije no muy segura de su reacción. Él paró la partida a la que estabamos jugando a la xbox. 
- Dime - me giré en sus brazos, ya que estaba sentada en medio de sus piernas. 
- mmmmm… la última vez que lo hicimos, ¿estás seguro que el preservativo no se rompió?
Justin frunció el ceño - Completamente, ¿que ocurre? - dijo preocupado.
Respiré hondo - No me baja la regla. - La cara de Justin se ensombreció.
- ¿Que? - dijo preocupado. Me mordí el labio - He estado contando los días, y ya debería de haberme bajado, hace una semana y media.
- Jesucristo nena, no me jodas - dejó el mando a un lado y se frotó su cara desesperado.
- Mi madre me comprará mañana un test de embarazo, para ver si… - no terminé la frase. - Estoy asustada.
- Ven aqui - dijo abriendo sus brazos. Lo abracé y me senté en su regazo apoyando mi cabeza en su pecho. - Todo va a salir bien, ya verás- dijo acariciando mi brazo. Me mordí el labio para no reirme.
A la mañana siguiente llamé a Paula, Jennifer y Cristina para que estuvieran allí cuando llamara a Justin y le contara los resultados del test.
- Eres mala - dijo Cristina.
- Oh, vamos - me senté en el suelo mientras que cogía mi movil - dentro de unos dias es el día de los inocentes, quiero gastarte una broma. Y si se la gasto ese mismo día, sabrá que miento. 
- Eres una mald.ita per.ra - dijo Jennifer bebiendose un refresco a mi lado. 
- El chaval va a morirse - dijo ahora Paula. Reí. 
- Bueno, tengo que meterme en el papel. - dije. Le envié un mensaje a Justin:
                     « Ya se los resultados » 
Justin me llamó al minuto.
- ¿Que ha salido nena? Llevo todo el día en tensión, no soy capaz de concentrarme - dijo hablando rápido. Yo puse el altavoz. Justin estaba fuera, haciendo negocios, asi que era la excusa perfecta para llamarle y hacerle la broma.
- Justin - sollocé. Las chicas rieron por lo bajo.
- Jesucristo nena, no me digas que…
- Salió positivo, me he hecho dos pruebas.
- Oh dios mio - susurró - Vale, vale, tranquila, no llores por favor, saldremos de esto, no se cómo, pero lo haremos, jo.der, tu padre va a matarme - dijo rápido y nervioso. No pude más y empecé a reirme.
- ¿_______? 
- Lo siento Justin - solté una carcajada - Feliz día adelantado de los inocentes. 
- ¡ESTAS DE CO.ÑA?! Estoy en el mcdonalds y casi me tiro en el McAuto para que me atropellaran cuando me lo has dicho! - yo reí. 
- Lo siento, bebé.
- No ______, no - y colgó. Miré a las chicas con los ojos abiertos. Dejamos de reirnos.
- Pues no se lo ha tomado muy bien - dijo Cristina.
- ¿Se ha enfadado? - sonreí nerviosa. Lo llamé pero no me contestó. Despues empecé a enviarle mensajes a WhatsApp, los leía pero no me respondía. - No responde - mordí mi labio.
- Uuuuh - dijo Jennifer.
- Es que ________, pobrecito, eso no hace - me regañó Paula.
Mi móvil sonó. - ¿si?
- ¿Te ha hecho gracia nena? - rió vengativo.
Empecé a reirme - No, no me ha echo ni pu.ta gracia, pensaba que estabas enfadado conmigo. 
- Eso te pasa por jugar conmigo, no deberias hacerlo. 
- Te odio.
- No, no lo haces. Yo te odio a ti, casi me da un infarto - volví a reir. - Entonces, todo era mentira? Tambien lo de que tenias un retraso?
- Sip.
- Me vengaré.
- Ya lo has hecho - me quejé.
- Eso solo ha sido el principio, cariño.

domingo, 28 de septiembre de 2014

Chapter ♥ {62}



- ¿Solo mio? - sonreí de lado.
- Solo tuyo -acarició mi mejilla.
- Vamos - dijo cerrando el grifo - Quitate la ropa interior - sacó dos toallas.
Lo miré mordiendome la mejilla por dentro.
- ¿Algún problema? - dijo mirandome con el ceño fruncido. - Me da un poco de cosa - susurré cuando se acercó a mi. Tocó mis costillas.
- Nunca me perdonaré todo lo que te ha pasado - negó con la cabeza.
- Como tu dices, eso es pasado - me tapé los moratones amarillentos que tenía en las costillas. Gracias a dios, se estaban quitando.
- El daño está hecho - quitó mis manos.
- Lo siento tanto - pasó sus dedos por los cardenales y después depositó un beso en ellos. - Y ahora, desnudate, ya te he visto desnuda, asi que no vas a mostrarme algo que yo no haya visto. ¿No?
Nos quedamos mirandonos, yo sonreí y negué con la cabeza.
- Dios Santo, nena - se acercó a mi. - Admitelo, te gusta que te desnude.
- No, claro que no - fruncí el ceño y antes de que Justin me sacara el sujetador me lo desabroché de atrás. - ¿Justin? - se escuchó la voz de Ryan.
-¿Que? - dijo Justin.
- ¿Puedes salir un momento? - Justin maldijo por lo bajo.
- Ahora vengo - dijo. Justin salió dejandome sola en el baño, asi que aproveché para desnudarme. Recogí mi cabello en un moño y me metí en la bañera sintiendo todos mis músculos relajarse. El agua cubría hasta mis pechos, asi que con mi mano mojé mis hombros.
Tambien lavé mi cara para quitarme el maquillaje.
Justin no tardó en entrar, me miró y sonrió de lado. Cerró la puerta con seguro, quitó sus boxers y entró, haciendo que el nivel del agua subiera.
- Cuidado - dijo poniendo sus piernas a cada lado mio. Yo estaba en una parte de la bañera y él en otra.
- Eres muy grande - dije mirando como sus rodillas sobresalian del agua. Justin sonrió y metió su cabeza en la bañera. Cuando salió echó su pelo hacia atrás.
Justin se incorporó, ya que estaba apoyado en la parte de atrás de la bañera. Cogió mis mejillas y juntó sus labios con los mios.
Puse mis manos en su pecho. El beso aumentó de tono y no se cómo, pero me encontraba sentada a orcajadas encima de Justin mientras que este tocaba mi espalda. Sus besos bajaron por mi cuello. Eché mi cuello hacia atrás, puse mis manos en su cuello y sentí como Justin bajaba hasta mis pechos. Sentí su boca en uno de ellos mientras que con su otra mano tocaba el otro.
- No sabes cuanto te necesitaba - susurró. Mordí mi labio mientras reprimía un gemido. Después, hizo lo mismo con mi otro pecho. Volvió a mis labios y se separó de mi para poder controlar nuestras respiraciones. Justin lamió sus labios y me miró de arriba a abajo.
- Eres preciosa - susurró. Me sonrojé y metí mi cara en su cuello, ocultandome de su mirada. Justin rió entre dientes y me abrazó.
Me encontraba tumbada en el pecho de Justin, mientras que este acariciaba mi brazo.
- ¿Que piensas? - le pregunté.
- Nada importante - lo miré.
- Sé que te preocupa algo - le di un pequeño beso en su cuello. - Puedes contarmelo.
- No pasa nada nena - me sonrió. Hice una mueca.
- ¿Quienes son los skinhead? - pregunté.
- Una banda
- ¿ Y por qué son tan peligrosos? Digo, para que ella salga corriendo y ustedes os quedarais callados al escuchar su nombre… - Justin no dijo nada.
- ¿Vas a empezar como al principio? - me incorporé un poco.
- Eso no es asunto tuyo, __________.
- Tiene que ver contigo tambien, ¿no? Si tiene que ver contigo, tambien tiene que ver conmigo.
- No, no necesariamente.
- Esta bien - me incorporé para salir de la bañera.
- ¿Donde vas? - dijo cogiendo mi brazo.
- Tengo que estudiar - le di un corto beso en los labios. Salí de la bañera y lié mi cuerpo en una toalla. Justin salió detrás mia y se lió la toalla alrededor de su cadera. Miré su abdomen.
- ¿Que miras? - preguntó Justin.
- Me encantan tus oblicuos - dije tocandolos. Miré a Justin que sonreía mientras que miraba mis manos. - Y tu piel - pasé mis manos por sus brazos. Bueno, creo que dejaré de decirte esas cosa por que presiento que el suelo se caerá del peso de tu ego - Justin soltó una carcajada.
- Me gusta que me digas eso - me cogió por mi cintura y me acercó a él.
- Lo se - toqué con mi dedo indice su nariz. - Vamos a vestirnos.
Salimos del cuarto de baño en toallas y corrí hacia su habitación. 
- ¿Por qué corres? - rió Justin entrando a la habitación y cerrando la puerta.
- Porque estoy desnuda - dije con obviedad.
- Estás tapada.
- Que mas dá - dije con indiferencia. - ¿Tienes algo de ropa mia aqui? - pregunté.
- Sip - dijo abriendo su armario. Me sacó unos pantalones cortos y una camiseta suya. Despues se dirigió a un cajón y sacó unos culotes. 
- Vaya - dije cogiendolos. - Girate - le dije. Justin me miró con una ceja alzada - Bromeaba - sonreí.
- Eres rara.
- Yo no soy rara - me puse mis culotes sin quitarme la toalla.
- No te vistas - dijo acercandose a mi.
- ¿Eh? - lo miré extrañada. 
- Quiero tenerte de nuevo, quiero que vuelvas a ser mia.

Chapter ♥ {61}



Desperté unos minutos antes de que llegaramos a casa. Bostecé y miré a Justin.
- Hola dormilona - me sonrió.
- Hola - dije un poco aturdida. Me doblé un poco en el sillón para mirar a Justin.
- ¿Te lo has pasado bien? - me preguntó.
- Si - le sonreí - ¿Y tú? - Justin cogió mi mano y besó mis nudillos.
- Yo tambien - entrelazó sus dedos con los mios. 
Soltó mi mano mientras aparcaba, después nos bajamos.
-¡Hola! - se escuchó la voz de Cristina detrás nuestra.
- Hola! - le di dos besos, y después ella le dió dos besos a Justin. Subimos a la segunda planta mientras hablabamos algo sin importancia. Justin abrió la puerta de su casa y entramos. Cristina y yo nos callamos cuando escuchamos la voz de una chica.
- Jod.ido infierno - murmuró Justin y entró en el salón. Cristina y yo nos miramos extrañadas. Seguimos q Justin y Cristina miró recelosa a la chica que se encontraba sentada al lado de Ryan.
- ¿Que haces aqui? - escupió Justin. Ryan se levantó y se acercó a Cristina.
- Hola - le susurró. Puso sus manos en sus caderas y le dió un beso.
- No me hables así - dijo la chica levantandose. Y la pude obsetvar mejor. Su pelo rubio caía ondulado por su espalda casi llegando a su trasero. Sus pantalones vaqueros ajustados le hacian unas piernas largas y formadas. Llevaba una camiseta de tirantas que se ceñía perfectamente a su cuerpo y a sus pechos.
- No es que me agrade tu visita - dijo Justin indiferente.
- No decías lo mismo cuando venías a fo.llar conmigo - atacó ella. Hice una mueca, pero no se por qué, no me sorprendió lo que ella dijo.
Justin iba a decir algo pero ella lo cortó. - No vengo aquí a discutir - dijo calmada - Necesito ayuda.
- ¿Que problema hay?
- Ellos me están siguiendo - mordió su labio y se sentó en el sofá echando su largo pelo hacia un lado. Apoyó sus codos en sus rodillas y se pasó su mano por el rostro.
- ¿Quienes?
- Los skinhead - dijo Ryan.
Justin no dijo nada - ¿Los skinhead? - dijo por fin - ¿Que hacen ellos aqui?
- Ellos fueron por vistos por aqui, Steve me dijo que averiguara que tramaran. Ellos intentaban matar a Parker, no lo consiguieron, ellos saben que fuí yo y estan intentando matarme. Saben donde vivo, donde estudio, donde suelo ir, verdaderamente estoy asustada y no sabía donde ir - suspiró.
- Ryan, ¿Podemos hablar? - dijo Justin girandose y saliendo del salón. Ryan lo siguió y ambos se perdieron por el pasillo. Cristina y yo nos miramos sin entender nada.
- Hola, soy Cristina - dijo ella tendiendole la mano a la chica. Ella miró la mano con desprecio e ignoró a Cristina. Esta bajó la mano y me miró.
- Que per.ra - dijo moviendo sus labios. Asentí.
Nos sentamos en el sofá donde no estaba ella.
- ¿Es que no teneis que volver de vuelta al prostí.bulo? - dijo la rubia con una sonrisa cínica en su rostro.
- Te estabamos esperando - dijo Cristina. 
Ella rió - ¿Pensais que vais a estar con ellos mucho tiempo? No, claro que no. Ellos os tiraran a la basura antes que os deis cuenta. No creo que Ryan quiera a una zor.ra fea a su lado - soltó. No me dió tiempo a reaccionar cuando vi a Cristina pasar delante de mi y avalanzarse sobre la chica.
- Oh dios, Cristina! - dije intentando pararla. 
La chica empezó a gritar, los chicos no tardaron en llegar, me aparté y Ryan separó a Cristina.
- Vuelve a faltarme el respeto y te irá muy mal pu.ta! - gritó Cristina.
- ¿¡Que estás haciendo Cristina?! - gritó Ryan.
- Ella me insultó - dijo soltandose del agarre de Ryan.
- ¿¡Por qué iba a insultarte?! - gritó la rubia empezando a llorar. - Estoy aqui para que me hagan un favor, ¿Crees que me pelearía con la novia de mi amigo? Aparte, solo tienen que ver sus caras, ellas no me quieren aqui.
Me quedé perpleja mirando la situación. Cristina la miró incrédula.
- Vamos a la habitación, tenemos que hablar - le dijo Ryan serio a Cristina. Esta se soltó de su agarre y caminó delante de él.
- Chloe, puedes quedarte aqui, te prepararemos la habitación. A la minima estupi.dez que hagas, irás fuera y yo mismo te entregaré a ellos, ¿de acuerdo? - dijo Justin. Ella asintió. 
- Gracias - susurró. 
- Ven, te daré las sabanas - dijo Justin. Ella se levantó y Justin cogió la maleta de ella. Los vi desaparecer por la puerta del salón. Fruncí el ceño. Escuché las voces de Ryan y de Cristina. ¿Por qué Ryan protegía a Chloe? Según los gritos de Cristina, Ryan no la creía. La puerta se abrió y vi a Cristina andar rápido por el pasillo, abrió la puerta de la calla y antes de salir soltó un ” Vete al 
infier.no Ryan”. Junté mis labios en una fina linea, al final la rubia terminaría dandonos problemas. Vi a Ryan correr por el pasillo y abrió la puerta de casa mientras llamaba a Cristina y maldecía.
Suspiré. Mi vida estaba llena de ellos, cuando me deshacia de uno, venía otro y así sucesivamente. Acababa de terminar del problema de Barbara y ahora venía un problema con pelo amarillo y piernas largas.
- ¿Nena? - escuché la voz de Justin. Miré hacia él. - ¿Que pensabas?
- Nada importante.
- Pues estabas muy metido en ello - dijo metiendo las manos en sus bolsillos y se apoyó en el marco de la puerta. Me encogí de hombros.
- Ven - dijo tendiendome una mano - Necesito un baño. - Me levanté del sofá donde estaba sentada y me dirigí hacia él.
- No me necesitas a mi para darte un baño. - cogí su mano.
- Creeme - me acercó a él. - Te necesito más a ti que al baño. - Sonreí y Justin me besó. Caminamos al baño y cuando entramos, Justin cerró la puerta con el seguro. Se acercó a la bañera, que la había dejado llenandose y tocó el agua.
- Aun no está - dijo. Justin se sentó en la tapa del inodoro y me hizo una seña para que me sentara en su regazo. Y así lo hice. Lo abracé y apoyé mi cabeza en su hombro.
- Asi que… -.comencé - te has acostado con ella. - Justin se movió incómodo.
- Eso es pasado __________.
- ¿Hay alguien de esta ciudad a la que no se haya tirado señorito?
- ¿Pero quien te crees que soy? - se hizo el ofendido. Me incorporé y lo miré a los ojos.
- Oh vamos, la mayoría de las chicas de esta ciudad han pasado por tu cama -.fruncí el ceño.
- No, no todas, Cristina no, y tampoco tus amigas - sonrió satisfecho.
- Faltaría más - hice una mueca.
Justin me bajó de su regazo y cerró el grifo. - El baño está listo señorita celosa - me dió de forma cariñosa con su dedo en la nariz.
- Yo no soy celosa - dije quitandome los zapatos.
- No, claro que no - rió Justin.
- Que no - le tiré mi camiseta.
- Si lo eres - me tiró la suya.
- No lo soy - me quité los pantalones quedandome en ropa interior. - No se que haría si me dejaras por una.de esas piernas largas - mordí mi labio. Justin dejó sus pantalones a un lado,se acercó a mi y me cogió del menton.
- Soy solo tuyo __________.