Musica

miércoles, 29 de octubre de 2014

Chapter ♥ {83)


Me miré al espejo una última vez. Los pantalones vaqueros cortos se ajustaban a mi trasero y a mis piernas, que las cuñas que llevaba las hacian largas. Un top blanco cubria hasta mi ombligo. Me puse la chaqueta y me miré por última vez el maquillaje. Cogí mi bolso y despidiendome de mi madre salí de casa, donde me esperaba Justin. Me miró mientras que sujetaba sus gafas de sol en la mano. Cerré la puerta y lo miré de arriba abajo. Pantalones vaqueros un poco caidos, unas vans negras, una camiseta y un colgante.
- Jo.dido infierno nena - dijo mirandome de arriba abajo. - ¿Quieres matarme? - se acercó a mi en grandes zancadas. Me cogió por la cintura acercandome a él. - ¿Por qué eres tan sexy?
- Yo no soy sexy - dije nerviosa ante su mirada.
- Dem.onios, si lo eres - juntó sus labios con los mios. Puso una de su manos dentro de mi chaqueta, en la parte baja de mi espalda y la otra en mi mejilla.
Cuando su lengua se encontró con la mia mi móvil sonó haciendo que nos sobresaltaramos. Nos separamos un poco aturdidos. Era un mensaje de Kevin, diciendo que ya estaba abajo. 
- Ya está abajo - guardé el móvil.
- Bien, vamos - cogió mi mano. 
- Por cierto, ¿Como te salió el examen de Historia?
- Bastante bien - sonreí.
- Me alegro - salimos del ascensor. Kevin no se sorprendió de ver a Justin, ya que le habia avisado de que vendría. 
- Hola - le di dos besos a Kevin.
- Kevin, él es Justin - dije señalando a Justin. Solté su mano, Justin le dió la mano a Kevin, pero su cabeza no estaba aquí. Entrecerró los ojos mirando a Kevin.
- ¿Justin? - lo llamé.
- Tú… - dijo Justin apretando la mandíbula. - Mal.dijo hijo de pu.ta. - Yo abrí los ojos de par en par. Justin se avalanzó sobre Kevin.
- ¡Asi que la teniais controlada verdad? - cogió a Kevin de la camisa.
- ¿¡Justin que estás haciendo!? ¡Sueltalo!
- Creo que te estás confundiendo de persona - dijo Kevin.
- Oh no, claro que no. Recuerdo tu est.upida cara - el puño de Justin voló hacia la cara de Kevin.
- Oh dios mio, ¡Justin para! - tiré de su camiseta.
- ¿Se veía bien en su sexy pijama? - Justin sacudió a Kevin y lo empujó contra la pared.
- Justin por favor - miré alrededor viendo que algunas personas se habian quedado mirando.
- No se de que estas hablando - dijo Kevin con el labio sangrando.
- ¡Maldi.ta sea claro que lo sabes! ¿Que te crees? ¿Que no te vi con ellos?
- Justin por favor - rogué.
- Pensabas que no me daría cuenta ¿verdad? Te has equivocado. - Justin empezó a pegarle a Kevin, y este intentaba defenderse. No sabía que hacer. - ¡ Justin! - cogí su brazo cuando tiró a Kevin al suelo. - ¿Que co.ño estas haciendo? - lo empujé. Me arrodillé al lado de Kevin 
- ¿Estas bien? - lo ayudé a incorporarse.
- Nena, él es de los Skin! - desesperó Justin limpiandose con su mano la sangre del labio.
- ¿Pero te has vuelto loco? 
- Mald.ita sea ____________, ellos te tienen vigilada. ¿Por qué te crees que estaba buscando por todos los rincones de tu casa? Pensaba que había cámaras, pero ya todo me cuadra era… - lo interrumpí.
- ¡Èl llegó ayer de Toronto Justin! Deja tus paranoias a un lado y largate - me dí la vuelta. - Lo siento - me disculpé con Kevin.
- No pasa nada - este se levantó con mi ayuda. Miré a Justin una última vez y subí a casa para curarle las heridas a Kevin.
- Lo siento tanto, Justin está un poco… Él no está pasando un buen momento. - abrí la puerta de casa.
- Oh, hola chic… ¿¡Que te ha pasado?!
- Unos chicos han intentado robarme, pero todo está bien, su novio me ha ayudado.
- Voy a curarlo - dije cogiendo la mano de Kevin y guiandolo hasta el baño.
- Claro, si necesitais cualquier cosa llamadme.
- Vale. - Kevin se sentó en la tapa del inodoro y yo saqué el alcohol y un algodón.
- No tendrías por qué haber defendido a Justin, él no se lo merecía.
- Tu madre lo odia, no quería meteros en…. Aish- siseó cuando toqué con el algodón su ceja - en problemas.
- Gracias. - terminé de curarle y le puse varias tiritas. Después tire lo que habia utilizado.
- Como nuevo - dijo mirandose al espejo. Sonreí de lado. - Será mejor que me vaya, ya me enseñarás la ciudad otro dia.
- Si no te importa salir así, puedo enseñartela, es lo menos que puedo hacer para disculparme. - Él me sonrió ampliamente.
La actitud de Justin me había dejado confusa, estaba bastante enfadada con él. Era imposible que hubiese visto a Kevin con los skinhead.
Después de pasar una agradable tarde con Kevin, me dejó en casa y fui a hablar con Justin.
Él abrió la puerta. - Que - dijo serio.
- Tenemos que hablar - Justin me dejó pasar y me dirigí a su habitación. Cuando él entró cerró la puerta y se cruzó de brazos.
- ¿¡Pero en que estabas pensando?! - exploté. - Es que estas mal de la cabeza? ¿Por qué lo hicistes?
- Mi.erda __________ - frotó sus sienes - Es él, te juro que es él. Lo vi cuando fui a recoger la entrega, los Skinhead nos interrumpieron. Ellos me dijeron que lucias muy sexy con tu pijama, y yo lo ví! Atrás del todo, con esa estú.pida sonrisa en su rostro. Ellos te estaban viendo, y estos dias estaba frustrado por que no sabia como ellos pudieron verte. Busqué camaras…, de todo! Pero no habia nada, incluso llegué a pensar que lo dijeron por que si… - su voz disminuyó.
- Quizás viste mal - me acerqué a él. - ¿No crees que si fuera parte de ellos intentaría alejarme de ti? - Justin me miró confuso. - Él le dijo a mi madre que intentaron robarle y que tú le ayudastes. - Justin frunció su ceño y se sentó en el borde de la cama. 
- Estoy confundido - metió su rostro entre sus manos. 
- Yo creo que estás demasiado tenso - me senté a su lado y me quité los zapatos. Justin me miró de reojo.
- ¿Que haces? - me preguntó.
- Voy a darte un masaje - me subí a la cama y me puse detrás de él. Justin se quitó la camiseta y la dejó a un lado, y yo me quité la chaqueta para estar más cómoda.
Puse mis manos en sus hombros y empecé a masajearle. Justin echaba de vez en cuando movia la cabeza de un lado a otro, eso era que lo estaba haciendo bien.

Chapter ♥ {82)


- Mañana podrías enseñarle la ciudad - dijo mi madre.
- Veré si tengo un… - mi madre me echó una mirada asesina - Creo que si podré - murmuré.
- Bien, entonces,.mañana te enseña _________ la ciudad. ¿Quieres quedarte a comer? - le ofreció.
- Oh no gracias - dijo este con una sonrisa matadora que me hizo derretir.
- Venga, enserio, quédate - dijo mi madre - insisto .Kevin acabó aceptando.
- Bueno Kevin - dijo mi madre sentándose en la mesa cuando trajo la ensalada. - ¿Cómo te va la universidad? Él está estudiando económicas - me informó mi madre. Sonreí juntando mis labios. 
- Muy bien, acaban de darme una beca y podré ir a Paris.
- ¡Que bien! - se alegró mi madre - ¿Sabes mucho de francés?
- Seulement un peu - dijo él con un magnífico acento.
- Me encantan los hombres que hablan francés, ¿a ti no _______? - me miró mi madre.
- La verdad es que no - solté. Todos me miraron raro. - No digo que no me guste tu pronunciación o algo, si no que no lo veo tampoco.. - dije hablando rápido - si no que.. no me parece tampoco un idioma del amor, emmm… bueno, yo me entiendo - murmuré por último cuando mi madre me echó una mirada de que parara.
- Debería aprender Justin - murmuró mi madre. 
- Maria… - dijo Jack. 
- ¡Es cierto! 
- ¿Quien es Justin? - preguntó Kevin interesado. Dejé de comer, sabiendo que los comentarios de mi madre hacia Justin iban a darme la comida. 
- Él es el novio de _________ - suspiró mi madre -Está metido en drogas, y a saber en qué más. Es un caso perdido.
- No es ningún caso perdido, quizás es que no tuvo las mismas facilidades para estudiar como las que ha tenido Kevin, o las que estoy teniendo yo.
- Eso no es excusa, la educación es gratuita. 
- Mamá, si no sabes, no hables. 
- ¿Y que sabes tú? - metió un poco de espagueti en su boca.
- Seguro que mucho más que tú.
- Si sigues con él, seguro que tendrás que mantenerlo tú. Es más, no se ni como se mantienen ahora, quizás incluso roban. 
- ¡Él no roba! - alcé un poco la voz - Él trabaja… en… - ellos me miraron impacientes - el taller de un tío suyo - dije mordiéndome el labio.
- Oh, no lo sabía - dijo Jack - ¿Donde es? Podría dejar el coche allí, así le damos dinero a gente conocida.
- Pues… ahora no recuerdo, yo le pregunto y ya te digo - sonreí nerviosa. - Esperaba que Justin tuviese un amigo o algo que tuviera un taller. Intenté relajarme mientras que Jack cambiaba de tema, que mi madre fuera diciendo mierdas de Justin me alteraba bastante.
- Hola - dijo Justin dandome un beso - ¿Como dormistes? - cogió mi mochila y se la colgó.
- Bien - murmuré - ¿Y tú?
- Bien - me sonrió. - ¿Que te pasa?
- Ayer mi madre me presentó al hijo de unos amigos suyos.
- ¿Y es guapo?
- No sabes cuant… - lo miré y sonreí - ¿A que viene eso?
- Curiosidad - se encogió de hombros. - ¿Es más guapo que yo? - alzó una ceja.
- Vaya, me lo estás poniendo difícil - salimos al garaje.
- Oh vamos, nadie puede ser más guapo que yo nena.
- Bueno, déjame contarte. Resulta que mi madre está intentando que salga con él. - la mano de Justin se apretó alrededor se la mia. - Y quiere que hoy le enseñe la ciudad.
- ¿Que le pasa a tu madre? - nos montamos en el coche.
- No lo se, desde que habló con mi padre no quiere oír hablar de ti y … no sé que le dijo. - suspiré.
- No te preocupes - cogió mi mano poniéndola en la palanca de cambios y el cubrió mi mano. - Todo pasará.
- ¿Y que hago yo hoy con este chico? - bufé.
- Bueno, le llevaremos a enseñarle la ciudad.
- Ah, Justin, ayer mi madre empezó a…. criticarte, así que le dije que trabajas en el taller de… tu tío - terminé. Justin me miró.
- ¿Que?
- Es que ya te estaba poniendo por ladrón, por que no sabia de donde sacabas el dinero, asi que tenia que…. ¿defenderte? - mordí mi labio.
- Bueno, ya buscaremos una salida.
¿Como llevas tu examen de historia?
- Estupendo - dije con confianza.
- Mucha suerte - paró en frente de la puerta del instituto.
- Gracias - me incorporé y lo besé. Abrí la puerta y cuando fui a salir Justin tiró de mi mano.
- Espera, dame otro - dijo con necesidad. Reí y volví a juntar mis labios con los suyos.
- Ya - dije separandome. Justin me cogió de la nuca para que no dejara sus labios - Llegaré tarde - reí en su boca.
- Esta bien - suspiró. - Ten un buen día.
- Tu también! - cerré la puerta del coche.
- ¡___________! - escuché que gritaban mi nombre y vi a Jennifer correr hacia mi. 
- Hola - la saludé. - ¿Y Cody? 
- Le he dicho que me dejara allí, que te había visto. - empezamos a andar hacia clases mientras intentábamos no darle a la gente mientras hablábamos. - ¿Sabes? Hemos ganado el concurso de limpieza, así que nuestra clase ha sido seleccionada para ir a la playa … ¡GRATIS! - dijo emocionada.
- Oh, eso está muy bien - sonreí - ¿Cuando es? 
- El 6 de Junio.
- Eso es dentro de 3 dias - hice un mohín.
- Mmmm… si, ¿Que problema hay?
- Tengo que ir a comprar un bikini y me da pereza. 
- Oh venga, ¿Hoy no tienes que salir a enseñarle a Kevin la ciudad? Que por cierto, yo le hacia un apaño, pues vete a comprar el bikini.  - Reí.
- La verdad es que es muy guapo - la miré, ambas asentimos y sonreímos.
- Si puedes convencer a Justin de hacer un trio, dile que me apunto y hacemos un cuarteto.
Solté una carcajada - ¿Bromeas?
- Claro burra! - me miró - En verdad no, intenta convencerlo. - Negué con la cabeza. 
- Creo que no tienes remedio.
- Tu tampoco, y mira, aquí estás como mi mejor amiga.- negué con la cabeza mientras sonreía y entramos a clases.
Salimos de clases entre bromas, Jennifer miró hacia el frente y yo también lo hice. Allí vimos a Cody y Justin esperándonos.
- Ahora recuerdo por qué me enamore de Cody - dijo Jennifer suspirando. La miré para que me lo dijera  - Me encantan los chicos malos - suspiró enamorada. La miré y solté una carcajada.
- ¿Solo por eso? - reí.
- Bueno, él también es bueno en la cama - se encogió de hombros.
- Vale, venga, no quiero detalles - la callé. 
- Se ven condenadamente sexys - me susurró mientras cruzábamos la calle para encontrarnos con ellos.
- Completamente de acuerdo - le susurré.
- Y las golfas estas no paran de mirar a nuestros chicos. - murmuró entre dientes.- Miré a mi alrededor y era verdad, estos dos chicos se miraban las miradas de todas. 
- Pero están con nosotras - le sonreí a Jennifer. Ella me sonrió de vuelta.
- ¿De que hablaban? - preguntó Cody cuando nos acercamos a ellos.
- Nada - Jennifer se encogió de hombros y besó a Cody mientras que este la rodeaba con sus brazos. Miré a Justin y le sonreí. Justin dio una zancada hacia mi, me cogió del mentón y besó dulcemente mis labios. - ¿Como te ha ido el día? - me pregunté.
- Bien - Justin me cogió la mochila mientras que yo aguantaba entre mis brazos mi blog. 
- Nos vemos - dijo despidiendose de Jenifer y Cody. Los despedí con la mano. - Bueno - dijo agarrando mi mano libre - Hoy tenemos que ir a enseñarle la ciudad a…. - me miró.
- Kevin.
- Eso Kevin. 
- Si - suspiré - No sé que tiene mi madre en la cabeza, la verdad.
- Intenta alejarte de mi. - abrió el coche, me subí en el asiento del copiloto  y esperé que Justin se subiera. 
- Justin… - lo miré. Él levantó sus cejas en modo de que continuara, mientras seguía pendiente a la carretera. - ¿Que ha pasado con los skinhead? - le pregunté. Sus manos apretaron el volante.
- Por fin tenemos ordenes de deshacernos de esa basura - masculló.
- Y… ¿cuando? - mordí mi labio.
- Estamos en ello.
- No quiero que te pase nada - Justin me miró y cogió mi mano entrelazando nuestros dedos.
- No me pasará nada - intentó darme confianza. Pero sabía que eso era mentira. Eramos tan desgraciados que seguro que saldría herido.

Chapter ♥ {81}



Narrado por Justin.
- Gracias - dije ahora más relajado, ella me abrazó por detrás y depositó un beso en mi mejilla.
- No hay de qué - sonrió. La miré y le sonreí de vuelta. - ¿Por qué no descansas un rato? Te ves cansado.
- Solo si te quedas conmigo - ella sonrió y asintió. Nos tumbamos los dos en la cama. Ella puso la cabeza en mi pecho y una pierna encima mio. La rodeé con mi brazo mientras que mi otro brazo estaba detrás de mi cabeza.
- Me encanta estar así contigo - le dije mientras miraba al techo. Sentí su mirada, asi que bajé la mia y la vi sonriendo. - Nena, este fin de semana te irás con las chicas a Cambridge mientras que solucionamos todo aqui. - Cambridge estaba a una hora de Stratford, asi que lo más seguro era llevar a las chicas con Bruce mientras nosotros nos encargabamos de los skinhead.
- ¿Crees que es lo mejor? - preguntó mientras rozaba mi pecho con su dedo indice.
- Si, creo que es lo mejor. - besé su coronilla.
- Vere si mi madre me deja - murmuró.
- Tienes 18
- Si, pero sigo viviendo bajo su mismo techo. ¿Donde nos quedariamos?
- Con Bruce
- ¿Quien es?
- Es un amigo
- ¿Se dedica a lo mismo que tü? - me miró.
- Si, con ellos estareis bien - acaricié su brazo. Ella de levantó un poco y me dió un pequeño beso.
- Te quiero - se abrazó a mi escondiendo su rostro en mi cuello.
- Yo tambien te quiero nena.
____________ pudo convencer a su madre para irse a Cambridge.
- Voy a echarte de menos - la rodeé con mis brazos y la abracé.
- Solo es un fin de semana - toqué su pelo.
- Pero estaré preocupada - la separé un poco de mi y le cogí del mentón para que me mirara.
- Se que es imposible pedirte esto a ti, pero no quiero que te preocupes ¿Vale? Estaré bien. - hizo una mueca y asintió. Junté sus labios con los mios y los movimos en sincronia.
- Te quiero - susurré cuando me separé un poco de ella.
- Y yo a ti - susurró.
- ¿Nos vamos? - dijo Bruce. _________ asintió.
- Adios - me dio un corto beso.
- Adiós nena - se montó en el coche, en la parte de atrás.
- Cuidalas - le dije a Bruce.
- Con mi vida - Ryan y yo asentimos. - Mucha suerte con todo, nos vemos el domingo.
- Graciad por todo - lo abracé y después lo hizo Ryan.
- No hay de qué - se montó en el coche.
Vimos el coche alejarse y todos nos miramos.
- Terminemos con esto - dijo Chaz. Subimos de nuevo a casa para volver a repasar el plan.
- ¿Entonces es seguro que iran a nuestro encuentro? - preguntó Christian.
- Si, ellos quieren algo que Parker tiene, le hemos dicho que lo tenemos, ellos iran, aunque no creo que vayan todos, Ryan y Cody estarán escondidos. Llamaré a Luke para que nos ayude con sus hombres. - Chaz dejó de hablar debido a que mi teléfono sonó.
- ¿Si? - contesté.
- Justin, soy Erik, uno de los chicos de Bruce. Él está en el hospital. 
-¿Cómo que está en el hospital? 
- Parece que han tenido un accidente.
- ¿Y las chicas? - pregunté preocupado. Cody puso toda su atención en mi. 
- Jennifer y _____ no estaban cuando llegamos. - miré a Cody asustado.
- ¿Que pasa? - preguntó él. 
- ¿Cómo que no estaban Erik? - murmuré tensando mi mandíbula. 
- Solo estaban Bruce, Paula y Cristina. Ellas dijeron que vinieron unos hombres y se llevaron a ______ y Jennifer. Será mejor que vengáis a Cambridge. 
- Vamos para allá - colgué.
- ¿Que ha pasado? - volvió a preguntar Cody. 
- Parece que Bruce ha tenido un accidente.
- ¿Las chicas están bien? - preguntó Ryan.
- Paula y Cristina están bien - dije mirando a Ryan. - Ellas dicen que unos hombres se llevaron a Jennifer y a ______. - miré a Cody, que puso el grito en el cielo.
- ¡NO LO ENTIENDO! Ellos nos quieren a nosotros, ¿Por qué iban a cogerlas a ellas? - se paso una mano por su pelo desesperado.
- Los Skinhead buscan algo de Parker. Tenemos que averiguar que és. - cogí mi pistola y la metí en la parte de atrás de mis pantalones. - Vamos Cody. Solucionemos esta mi.erda de una vez.
No tardamos mucho en llegar a casa de Parker.
- ¿Que ha pasado? - dijo Luke cuando entramos en la enorme mansión.
- Han secuestrado a ______ y a Jennifer. Necesitamos hablar con Parker.
- Claro, voy a avisarle. - Luke entró en el despacho de Parker y no tardó en salir haciendonos una seña para que entraramos.
- No os voy a dar lo que necesitáis para salvar a vuestras chicas - dijo cuando entramos.
- ¡¿POR QUE NO?! - gritó Cody.
- ¡POR QUE NO LES VOY A CEDER EL TERRITORIO! - se levantó dando un golpe en su escritorio.
- ¿Por que quieren el territorio? - pregunté - Ellos tienen Quebec. 
- Ellos quieren dominar también Ontario. No les voy a dar Stratford. 

Tensé mi mandíbula. - ¿Que pretendes que hagamos? Por que sinceramente no sé por donde empezar a buscarlas.
- No las encontrareis.

Chapter ♥ {80}



Después de que __________ me echara de su casa cuando vio el coche de sus padres aparcar me tumbé en mi cama a pensar.
¿Que tendría Parker que pertenecía a los Skinhead? Según me dijo Chloe, la buscaban por que averiguó que iban a matar a Parker, pero… ese no era su cometido, por que ahora venían a por nosotros.
Después, tampoco había encontrado ninguna cámara en la casa de ____________, quizás solo lo dijo por intuición. - Froté mi rostro desesperado- Me levanté a beber un vaso de agua, donde me encontré a Ryan bebiéndose un vaso de leche.
- ¿No puedes dormir? - dije echándome agua en un vaso.
- No, todo este tema me tiene los pelos de punta. No hay ni un segundo en el que no pare de pensar sobre lo mismo, es como un circulo vicioso. - Asentí estando de acuerdo.
- Creo que tenemos que pedirle explicaciones a Parker, no podemos seguir así -deje el vaso en la encima.
- ¿Nos dirá algo? - me encogí de hombros. Él móvil de Ryan sonó. Este lo sacó de sus pantalones y contestó.
- ¿Que? - dijo alterado - Jod.er, ahora vamos.
- ¿Que ha pasado? - pregunté.
- Han quemado el almacén.
Narrado por ____________
- Ya voy, ya voy - murmuré molesta. Cogí las llaves de casa y salí para encontrarme con un Justin sucio. Él me miró, ya que estaba apunto de entrar en casa.
- ¿Que te ha pasado? - dije preocupada y cerré la puerta de casa.
- Nada importante, hemos tenido varias complicaciones - se encogió de hombros.
- ¿Estas bien? ¿Estas herido?
- No, solo han quemado nuestro almacén, una ducha y una buena siesta y estaré como nuevo - dijo.
- De acuerdo, si necesitas cualquier cosa, llámame - lo besé.
- Espera - me cogió del brazo - ¿Donde vas?
- Mmmm… Voy a comprar el pan - alcé una ceja.
- ¿Que te dije de salir sola?
- Justin, no va a pasarme nada, es solo aquí abajo - él negó con la cabeza.
- Te acompañaré - bufé.
- Lo veo una estupidez - dije empezando a andar hacia el ascensor mientras que él me seguía.
- Nunca es una estupidez si se trata de ti - me cogió por la cintura y me pegó a él. 
- Pero yo esto si, estás cansado, no puedes estar las 24 horas del día pegado a mi. Tengo vida, responsabilidades - me encogí de hombros. El ascensor se abrió y me dejó ir. Ambos entramos y nos quedamos separados, cada uno apoyado en un lado del ascensor.
- Se que no te gusta esto, créeme,a mi tampoco, pero no tenemos otra salida.- Justin me miró. Y me sentí culpable por estar echándole en casa que me tuviera que proteger. - Me gustaría que nada de esto hubiera pasado, y poder seguir tranquilos. Pero esto solo será por un tiempo, hasta que nos ocupemos de los skinhead. ¿vale? - se acercó a mi y puso su mano en mi mejilla. Cerré los ojos al sentir su tacto.
- No se que haría si te pasara algo - susurró. Abrí los ojos lentamente y lo miré. 
- Lo siento, no debería de haber dicho eso- bajé la mirada. Las puertas del ascensor se abrieron.
- Es normal que te pongas así, y te comprendo, solo entiéndeme tú a mi. - asentí mirándole de nuevo.
- Bien - sonrió y juntó sus labios con los míos.
Me golpeé mentalmente mientras que intentaba estudiar Historia. Todo lo pasado últimamente me colapsaba mi cabeza. Suspiré frustrada. ¿Solo nos tenían bajo protección por la muerte de Chloe? ¿O había algo más? Mi móvil sonó, lo cogí al ver en la pantalla que era Jennifer.
-¿Si? - contesté.
- ¿Estás tan frustrada con historia como yo? - dijo desesperada.
Reí- Si
- ¿Tu también estás bajo arresto? - bufó. Solté una carcajada.
- Si, yo también. Esto me tiene confusa, ni siquiera puedo leer nada sin pensar en todo esto. Ayer Justin cuando llegó a casa, se puso a mirar por todas las esquinas del techo.
- ¿Para que? 
- Yo que sé. - murmuré. 
- Eso es raro, Cody no para de llamarme cada cinco minutos para ver si estoy bien.
Reí - yo creo que tengo más suerte en ese aspecto.
- Te envidio - hizo drama. - ¿No crees que esto no es solo por la muerte de Chloe? 
- Estaba pensando lo mismo - ella rió. 
- ¿Donde nos hemos metido __________? - suspiró.
- ¿No crees que valga la pena? - solté el bolígrafo encima de la mesa y me tiré encima de la cama. 
- No es eso, digo… amo a Cody, y no me arrepiento de estar con él, pero a veces esto me supera, saber que cuando va a hacer algún negocio… tengo la posibilidad de perderle… - se calló.
- Tengo el mismo miedo, a veces no se que hacer. Temo de que un día le pase algo y no vuelva a verle… - suspiré recordando cuando estuvo a punto de morir.
- Creo que somos unas desgraciadas - dijo Jennifer - Creo que atraemos los problemas.
Reí - Ellos son buenos - dije.
- Si, pero su vida no. - asentí, aunque sabía que ella no podía verme. 
Mi madre entró en la habitación haciendo que me sobresaltara. - ¿A sí estudiamos? - dijo enfadada.- ¿No será Justin, no?
Rodé los ojos - Jennifer me estaba preguntando una duda. - Mi madre me miró.
- Bueno, pues termina ya, ha venido el hijo de unos amigos, y me gustaría que lo conocieras - sonrió y salió de la habitación. 
- Mi madre no quiere que esté con Justin y quiere presentarme a alguien ¿Se puede ser más desgraciada? - jadeé.
- Siento pena por ti - dijo Jennifer.
- Vaya, gracias señorita son suerte - ella rió.
- Te dejo para que conozcas al chico, ya me contarás.
- Vale, adiós.
- Adiós - colgué. Me puse mis zapatillas y me miré al espejo, tenía puesto mi pijama, así que decidí que era mejor cambiarme. Me puse unos pantalones vaqueros cortos y una camiseta fucsia. Suspiré, domé mis pelos y salí de la habitación. Me asomé por el salón, donde estaba mi madre riéndose como tonta. 
- Oh, _______, este es Kevin - miré a un chico rubio, sus ojos eran azules y penetrantes. Era alto y delgado. Él me dió una radiante sonrisa. Lo miré un poco más, de arriba a abajo, era muy guapo… y sexy.
- _________, cariño, deja de mirarlo y salúdale - dijo mi madre con cara de “¿Que co estás haciendo?” 
- Si claro - moví la cabeza confusa. Me acerqué a él y besé sus mejillas. 
No sabía por qué, pero no me causaba confianza. “Nunca te fíes de un chico que tiene los ojos azules” escuché la advertencia de Jennifer en mi cabeza, esa que un día me hizo reír.

lunes, 20 de octubre de 2014

Chapter ♥ {79}



Ella cerró la puerta de su habitación detrás nuestra. La verdad es que estaba un poco aturdido. El asunto de los skinhead me tenía en tensión todo el tiempo.
Sentí las manos de _________ coger las mías, miré nuestras manos.

- Solo soy yo - me sonrió dándome confianza. Se acercó a mi y colocó mis manos en su trasero, rodeó mi cuello con sus brazos y noté que se puso de puntillas para llegar a mis labios, ya que su trasero subió. Le correspondí al beso mientras que fruncía el ceño. - ¿Cuanto tiempo hace que no lo hacemos nena? - susurré con voz ronca.

- Creo que 3 meses - susurró a centímetros de mi boca.

- Eso es mucho tiempo - volví a unir mi boca con la suya. Me separé de ella y me quité la camiseta, la cogí de sus mejillas y me uní de nuevo a sus labios besándola con desesperación.Ella pasó sus pequeñas manos por mis hombros, llevándolas a mi nuca y tocando mi pelo corto. Bajé sus manos a sus caderas, apretándolas, la junté a mi. Ella dejó mi boca para dejar besos mojados en mi cuello, bajando por mi pecho. Cerré los ojos y gemí mientras que sentía sus manos descender, hasta que tocó el botón de mis pantalones.
- Nena - paré sus manos y miré sus grandes ojos marrones. - No tienes qué hacerlo.
- Quiero hacerlo, solo relájate, ¿vale? - sin dejar de mirarme desabrochó el botón de mis pantalones. Apreté mis labios en una fina linea, ella desabrochó mis zapatos y yo le ayudé a quitármelos, después tiró de mis pantalones hacia abajo y me los sacó. Se puso de rodillas delante de mi. Jadeé al verla así. Ella tomó mis boxers y los bajó. Ella tragó saliva viendo mi miembro erecto, - ¿Estás segura? - ella me miró y asintió.
- Solo necesito que me ayudes, no se como hacerlo.
- Vale nena, dame tus manos - ella me las dio y las coloqué alrededor de mi miembro. Aguanté un gemido - Bien - solté su manos y respiré profundo cerrando los ojos - metetela en la boca, como si fuera una piruleta - ella soltó una risita ante eso. Cuando sentí sus pequeños labios dejé escapar un gemido. Ella empezó a meterla en su boca y a sacarla - Uff - jadeé. La agarré de la cabeza, metiendo mis dedos entre sus pelos. - Ayúdate con la lengua - gemí. Y ella lo hizo. - Dios - ella empezó a aumentar el ritmo, eché la cabeza hacia atrás, un gemido salió de mi garganta. - Así nena - empecé a mover mis caderas al ritmo que ella llevaba, intentando que no le dieran arcadas. Miré hacia abajo y creo que fue la imagen más erótica que he visto en mi vida. Sentí que iba a llegar mi liberación - Nena, para - rogué. - No quiero correrme en tu boca - gemí - Créeme es lo que más deseo pero - la separé de mi miembro - hoy no - jadeé ante la necesidad de correrme. La besé agarrándola de las mejillas - Te amo - le quité la camiseta. Ella se quitó sus pequeños pantalones, se abalanzó hacia a mi, la cogí de su trasero alzándola, ella rodeó con sus piernas mi cadera y se agarró a mi cuello mientras revolvía mi pelo y me besaba. La dejé en su cama, ya que era una cama alta, por que tenía otra cama guardada debajo, lo que se llama una “cama nido” bajé a su cuello y lo besé desesperado, bajando también a su pecho. - Dime que tienes preservativos nena, por que yo no traigo ninguno - Ella me separó de su cuello y se me quedó mirando pensativa.
- Espera - se bajó de la cama dando un pequeño saltito y salió deprisa de la habitación. Esta chica me volvía loco. Ella volvió a entrar con un preservativo. Sonreí, lo cogí y lo dejé en la mesa. - Ven aquí - pasé mis manos a través de su espalda y le desabroché el sujetador. Se lo saqué  y ella me miró tímida. Le sonreí dándole confianza, me arrodillé ante ella y bajé despacio sus sexys braguitas negras de encaje. Las tiré a un lado cuando las saqué por sus piernas. Besé su vientre, ella había adelgazado.
- Has adelgazado - fruncí el ceño levantándome. Ella se encogió de hombros. La observé mejor, su abdomen ahora estaba un poco más plano, y también había adelgazado sus piernas. - ¿Que has hecho? 
- Yo… no lo pasé muy bien cuando me dejaste - ella hizo una mueca de dolor, y sentí una punzada de dolor en mi corazón. Cogí su cara entre mis manos. - No sabes cuanto lo siento.- Ella cerró los ojos sintiendo mi tacto. Uní sus labios con los míos. La volví a coger de su trasero y la subí a la cama. Ella colocó su cabeza en la almohada. -Tu cama es muy pequeña - me puse encima de ella. Sonrió y me besó. Bajé mis besos hasta su cuello, y después besé sus pechos haciéndola jadear.
Bajé mis pechos hasta su abdomen, la miré y ella estaba mirándome interrogante, sonreí contra su vientre. Bajé mis besos hasta su feminidad. Me bajé de la cama. - Ponte de lado nena - ella se incorporó, puso un cojín pegado a la pared y se tumbó. La cogí de sus piernas y la   acerqué a mi. Ella gritó de la sorpresa, metí mi cabeza entre sus piernas haciendo que se estremeciera. Empecé a chupar, intentando devolverle todo el placer que ella me había dado. Ella puso sus manos en mi pelo.
- Justin - gimió. Se revolvió en la cama, pero la aguanté para que no se moviera - No puedo más. - la dejé para volver a su boca. Me subí a la cama y ella se puso en la misma posición de antes. Alargué mi mano para coger el preservativo, lo abrí y me lo puse. Me coloqué encima de ella y coloqué mi miembro en su entrada, y empujé lentamente. Ella flexionó sus rodillas cuando ya hube entrado por completo. Ella se aferró a mi espalda. Empecé a moverme dentro de ella. Rodeó mi cintura con sus piernas y empezó a moverse a mi ritmo. 
- Di que eres mía - gemí.
- Soy tuya. - jadeó.
- Siempre - mordí el lóbulo de su oreja.
- Siempre - me besó. Después de un rato me moví más rápido y ambos llegamos al orgasmo.  - Te amo - rocé mi nariz con la suya. 
- Yo también - sonrió. Salí de ella y fui a tirar el preservativo al cuarto de baño. - Nena, ¿Que te parece si nos damos una ducha? - ella apareció con una sabana puesta. Reí - Te ves linda así - ella se sonrojó. 
- Me parece perfecto - ella entró al cuarto de baño y encendió la ducha. Tocó un rato el agua - Ya está caliente - se quitó la sábana y se metió debajo de la manguera de agua caliente. Ella sonrió. 
- Hey - me uní a ella. Me pegué a ella para coger la manguera.
- ¿Que haces? - rió y la apunté con la manguera en la cara. - Hey! - intentó quitarme la manguera. Me puse la manguera bajo mi cabeza mojándome. Abrí los ojos y la vi mirándome.
- ¿Que miras? - ella negó con una sonrisa triste. Suspiré y dejé la manguera de nuevo colgada en si sitio mientras que el agua caía entre los dos. 
- Nena, sé lo que está pasando por tu cabeza ahora, pero todo ha pasado ¿Vale? Nadie volverá a separarme de ti. Me mantendré vivo solo por ti - la acorralé en la pared de la ducha. Ella asintió.
- Justin, cada vez que sales a hacer algún trabajo, yo… no sé si volveré a verte de nuevo, tengo miedo de perderte, no soportaría perderte. - ella se vio frágil, y me sentí culpable. La vi tan indefensa y rota en frente mía. 
- Volveremos a juntar las piezas rotas _________. 

Chapter ♥ {78}


Aparcamos en la casa de Parker, después de pasar la seguridad y dejar nuestras armas en la entrada, nos dejaron entrar.
Nos guiaron por la gran mansión hasta el enorme jardín. Tenia una gran piscina en medio, unos columpios y varias mesas y sillas.
- ¡Hola muchachos! - Parker dejó a su hija en el suelo. - ¿A que se debe su visita?
- Tenemos que hablar - dijo Chaz. -Sobre Chloe.
- ¿Ella está bien?
- Ella está muerta - susurró Chaz apretando su mandíbula. La cara de Parker cambió.
- Susan, ocupate de ella - dijo refiriendose a su hija, que nos miraba atentamente. Susan cogió a la niña de la mano para ambas ponerse a jugar. - Siganme - lo dejamos pasar y lo seguimos de nuevo adentro. - Luke, llama a Steve, dile que quiero su trasero en mi casa, ahora - gruño. Luke asintió y nos dejó solos en el despacho.
- ¿Quien ha sido? - dijo mirando hacia la chimenea apagada que tenia detrás de su escritorio.
- Creemos que los skinhead - habló Chaz.
- Malditos hijos de pu.ta - murmuró encendiendose un cigarrillo.
- Ellos vienen detrás nuestra, y de nuestras chicas, Parker - dijo Cody.
Él se giró y nos miró. - Creo que ya han hecho demasiado en nuestro territorio. No se a que estan jugando, pero encuentrenlos y matenlos.
La adrenalina corrió por mis venas.
- Tienen que recoger un cargamento hoy en el puente que está al lado de Glown, no falten.
Asentimos. Salimos del despacho sin ni siquiera despedirnos.
- Vamos a solucionar esta mi.erda de una vez - dijo Chaz. Sonreí.
- ¿Estas sola hoy? - apoyé mi móvil en mi hombro mientras que me en encendía un cigarrillo.
- Si - escuché su dulce voz a través de la linea.
- ¿Donde han ido? - pregunté. Estabamos cerca del puente, esperando que fuese la hora.
- Les han invitado a cenar, y después se iran a tomar algo - escuché ruido de fondo.
- ¿Nena? - esperé - ¿_________?
- Ay perdón, caí el movil - soltó una risita y sonreí.
- ¿Que estas haciendo? - le pregunté.
- Estoy haciendome un sandwich.
- ¿Solo cenaras eso?
- Si, la verdad es que no tengo mucha hambre. - suspiré.
- ¿Crees que podré ir a visitarte antes de que lleguen tus padres?
No se por qué, pero sabía que ella estaba sonriendo detrás del telefono. - Claro, aunque no se si estaré despierta.
- Espero que si -vi unos coches aparecer - Nena, tengo que dejarte, te veo después.
- Esta bien, ten cuidado, te quiero.
- Y yo a ti - colgué. Salí del coche y metí el móvil en mi bolsillo de atrás. Me aseguré de llevar la pistola y miramos hacia los coches que venían.
Pararon y se bajaron Bruce y sus hombres. Sonreì al verle y me acerqué a él.
- Hola tio - lo saludé.
- ¿Como vas Bieber? Se rumorea por allí que ya no teneis esto tan controlado.
- Siempre la misma mi.erda, Parker se ha dado cuenta demasiado tarde.
- Ellos tienen su cu.lo a salvo, ten tú el tuyo tambien.
- Lo intento.
- Ahora tiene metida su cabeza en su cu.lo - soltó Chris - A veces desde que está con ella no piensa con claridad.
- ¿Quien lo diria? ¿Bieber en una relación? - rió.
- Callate - sonreí y le di un pequeño golpe en el hombro.
- Ya tiene que ser increible esa chica.
- Lo es.
- Bueno, hagamos esto de una vez - dijo Chaz. Los chicos nos dieron las cajas y las metimos en los maleteros de nuestros coches. Cody trasladaba la última caja cuando los focos de un coche, o mejor dicho, de varios coches nos alumbaron.
Miré con los ojos entrecerrados a las luces que nos alumbraban.
Chicos bajaron del coche.
- ¿Interrumpimos algo? - dijo uno de ellos.
- ¿Quienes sois? - dijo Bruce poniendose en modo defensivo. Coloqué mi mano en el arma por si la cosa se ponía fea.
- Ellos lo saben muy bien, ¿Cómo está Chloe? - la sangre se me congeló. Al fin los tenía delante, los Skinhead.
- Relajate - dijo Ryan cuando vió que apreté los puños.
- Por fin te conozco, Bieber. He oido hablar much de ti.
- ¿Que quieres? - escupí. Él levantó las manos en son de paz. - Solo venía decirte, que tu chica luce condenadamente sexy con ese corto pijama que lleva hoy puesto. - Apreté la mandíbula, di un paso para avalanzarme sobre el pero Bruce me detuvo.
- No dejes que entre en tu cabeza - me susurró.
- Esto no ha acabado - rió. - No deberiais de haberos metido en nuestros asuntos.
- No hemos hecho nada.
- Teneis algo que nos pertenece - miré confuso a los chicos. Ellos estaban igual. - O nos lo dais, o vuestras chicas iran muriendo una a una, empezando por la de él- señaló a Cody - y terminando por la tuya - me señaló. Mi respiración se agitó.
- Solo son palabras vacias. - soltó Cody.
- No quieras probarme, tengo vuestras vidas vigiladas, una llamada y todas estaran muertas. Decidle a Parker que habeis tenido noticias mias, y que pienso destrozar vuestro territorio hasta que no me deis lo que es mio. - sin decir más se montó en el coche, las llantas chirriaron por el asfalto mientras se alejaban.
- ¿Que mi.erdas ha sido eso? - preguntó Nick.
- Ellos nos han estado jo.diendo desde hace meses. Pero Parker no nos dió permiso para deshacernos de ellos… - murmuré entre dientes.
- Tienen vigilados todos nuestros movimientos - dijo Chaz. - Ellos perseguian a Chloe, por algo que no sabemos, la mataron, y ahora estamos hasta el cuello.
- Si necesitais ayuda, ya sabeis donde estamos, ¿de acuerdo? - dijo Bruce.
- Gracias, vamonos, necesito ir a ver a __________ y antes tenemos que dejar toda esta mi.erda en el almacen.
Durante el camino al almacen la estuve llamando, pero no contestaba, eso me ponía los pelos de punta y hacia que nervios se acumularan en mi estómago.
- Mañana hablaremos de como vamos a hacerlo - dije refiriendome a los Skinhead.
- Si - dijeron. Practicamente corrí escaleras arriba para ver a __________. Todos los chicos contactaron con sus chicas menos yo. Maldije mentalmente. Corrí por el pasillo hasta llegar a su puerta, eran las 2 am. Llamé a la puerta.
- Vamos nena - murmuré. Pero nadie me abria. Entré en casa, cerré la puerta y me dirigí corriendo a la cocina, me asomé por la ventana y vi que la ventana de su cocina estaba abierta, asi que volví a saltarme como tantas veces lo habia hecho. Entré en su cocina de un salto, vi la claridad de una luz, la del salón. Despues vi una sombra acercandose. Saqué mi arma y avencé lentamente. La luz de la cocina se encendió y ___________ se asomó con un bate de beisbol.
- Jesucristo que susto me has dado - dijo poniendo sus manos en su corazón.
- Jo.der nena, a mi si que me da un infarto - guardé la pistola en la parte de atrás de los pantalones y la rodeé con mis brazos. - Creí que te habia pasado algo.
- Estoy bien - soltó una risita mientras yo la estrujaba entre mis brazos. - ¿Donde tienes el móvil? He estado llamandote.
- Lo tengo en silencio, lo siento. - ella soltó el bate de beisbol y se aferró a mi, abrazandome. Me separé de ella y miré su pijama. Unos pantalones amarillos claros, lo suficientemente cortos para tapar su trasero y una camiseta del mismo color con un escote en pico.
- Jesus nena - mordí mi labio.
- No me mires asi - se sonrojó. - Me haces parecer un trozo de carne.
- Lo siento, no era mi intención, pero estás tan jodid.amente sexy - capturé su boca y me acordé de lo que el chico dijo. ” Solo queria decirte que tu chica luce condenadamente sexy con ese corto pijama que lleva puesto hoy” me tensé. - Espera, nena - me separé de ella. Me miró confusa. Miré por la cocina, en todas las esquinas.
- ¿Que haces Justin? - preguntó siguiendome mientras me dirigía al salón y buscaba al igual que en la cocina, buscando por si casualidad habian puesto alguna camara.No quería preocuparla, asi que sería mejor, no contarle nada.
-¿ Justin? - terminé de mirar en el cuarto de sus padres. - ¿Que pasa? Me estas preocupando.
- Oh, no cielo, no es nada - suspiré.
- Ven - me cogió de la mano y me guió hacia su habitación - Necesitas relajarte.

Chapter ♥ {77}


- ¿Que te pasa, nena? - preguntó Justin. - Te ves triste - jugó con un mechón de mi pelo. Tracé dibujos con mi dedo indice encima de su pecho denudo. Respiré profundamente - Mi madre está empezando a ver mal que salgamos -hice una mueca de disgusto.- Justin suspiró.
- Si no hubiera sido un capu.llo - murmuró.
- No es por eso, Justin… No se que hacer, esto me supera. - Dejé mi dedo quieto mientras que miraba la corona que tenia tatuada en su pecho. - Todos los dias y a todas horas ellos estan haciendo presión sobre mi, me siento como si no pudiera respirar… No puedo más - me aferré a Justin mientras que una lágrima caía por mi mejilla.
- Shhhh - Justin me abrazó, pegandome fuerte a él.
- Ellos quieren lo mejor para ti, nena.
- No, todos quieren verme caer, lo estan esperando con ansias. A veces lo unico que quiero es saltar por la ventana de la cocina. - Justin se tensó debajo mia.
- No digas eso - dijo incorporandose, por lo que yo tambien tuve que hacerlo. - No se que haría si te perdiera - cogió mi rostro en sus manos - Tienes que ser fuerte, como lo has sido hasta ahora. Saldremos de toda esta mi.erda juntos. ¿Esta bien? - asentí. - Y borra esas ideas de suicidio, nena. No puedes dejarme, ¿vale?
- Vale - dije mientras sentía mis ojos doler.
- Prometemelo.
- Te lo prometo - susurré. Justin juntó sus labios con los mios en un lento beso, como si fuera a romperme en cualquier momento.
Escuchamos la puerta abrirse.
- Siento interrumpir - dijo Ryan. Justin se separó lentamente de mi, y miró mis ojos. - Pero tenemos que hablar, urgente.
- Ahora voy - dijo sin apartar su mirada de la mia.
La puerta se quedó entre abierta y Ryan se fué dejandonos solos.
- Te amo, nada podrá cambiar eso, ¿Vale? Lucharemos contra todo lo que se nos venga encima. - asentí. Justin rozó su nariz con la mia..
- ¡BIEBER! - se escuchó a Chaz gritar a traves del pasillo. Justin bufó molesto. - No salgas de aqui - se bajó de la cama - a no ser que tengas que ir al baño, seguiremos con esto luego. Me sonrió antes de irse y cerrar la puerta detrás de él.
Me tendí de nuevo y bostecé. ¿De que tendrian que hablar que los chicos? ¿Que tan urgente era? Mordí mi labio, no solía meterme donde no me llamaban, pero la curiosidad ganó a la coherencia.
Abrí la puerta del cuarto de Justin sin hacer ruido. Anduve descalza por el pasillo sin hacer ruido, me quedé cerca de la puerta del salón por si escuchaba algo.
- Parker pasa de nosotros, creo que debemos actuar - dijo Cody duro.
- No podemos actuar si Parker no nos da la orden - dijo Chaz calmado.
- Ellos estan pegados a nuestro trasero, ni siquiera puedo dejar que Cristina vaya sola a la universidad - dijo Ryan.
- Creo que esto se nos está escapando de las manos. - suspiró Cody.
- Mantengamos nuestra cabeza despejada, independientemente de que nos sigan siguiendo, no podemos atacar, solo serviria para que Parker nos mate. - dijo Justin. Me tensé. Arrugué la nariz, ¿Que era ese olor? Me entraron arcadas. Me puse a cuatro patas y pasé lentamente hacia la cocina. Cuando estuve lejos de la puerta del salón me incorporé. Miré en la cocina y de allí no venia ese horrible olor. Miré a la puerta que daba a la calle. Salí de la cocina y me dirigí lentamente a la puerta. Sabia que si la abría, ellos verian la claridad por la puerta del salón, ya que tenia una vidriera. Junté mis labios y me arriesgué, giré el pomo de la puerta. La abrí con cuidado, mirando antes la puerta cerrada del salón, saqué la cabeza mientras aguantaba la respiración por el fuerte olor. Miré hacia abajo y vi el cuerpo de Chloe lleno de sangre, en su brazo, con cortes ponia : ” Ella es la siguiente ” .
Me rodearon de la cintura y taparon los ojos desde atrás. Jadeé del susto.
- Te dje que no salieras del puto cuarto - gruñó Justin.
- Metanla hacia dentro - escuché la voz de Ryan. - Traeré algo para limpiar la sangre. El olor horrible era del cuerpo descomponiendose de Chloe. Volvieron a entrarme arcadas. Me solté de Justin, que me llevaba de vuelta a la habitación por el pasillo, corrí al cuarto de baño, encendí la luz y me incorporé ante el inodoro. Justin me sujetó el pelo y sentí mi garganta arder mientras expulsaba todo lo que habia comido hoy. Me incorporé cuando me sentí mejor.
- ¿Estas bien? - me ayudó a levantarme.
- Si, creo - murmuré. Me apoyé en el lavabo y me lavé los dientes.
Me giré y vi a Justin apoyado en la puerta del cuarto de baño.
- ¿Estas enfadado?
- ¡¿Enfadado? ¿Tu que crees? ¿Por qué no me obedeces por una vez en tu vida __________?! - se alteró alzando sus manos. Junté mis labios en una fina linea mientras que lo apretaba para que no se me notara que el labio de abajo estaba temblando. Justin me miró, y su mirada se tranquilizó. - Ven aqui - cogió mi mano y me atrajo hacia él. Rodeé su cuerpo con mis brazos, apoyando la cabeza en su pecho. Justin me rodeó con sus brazos y besó mi sien.
- Tranquila - me susurró.
- ¿A quien se refieren con “ella” ? - dije recordando los cortes en los brazos de Chloe.
- No lo se, ahora te dejaré en casa, no quiero que salgas, para nada. ¿Vale? Y si te mandan a comprar algo, solo…. llamame, ¿vale? No quiero que vayas a ningun sitio sola, no quiero arriesgarme.
- Esta bien - suspiré.
- Bien, y esta vez, haz lo que te digo. - asentí. - Te acompañaré a la puerta. - Justin abrió la puerta del cuarto de baño. Se puso detrás mia y me tapó los ojos y me guió.
Narrado por Justin.
Después de dejar a _________ en su casa me vestí. Los chicos ya habían limpiado la sangre que había derramada en frente de la puerta, cogí ambientador y eché por toda la casa.
- Joder - murmuré arrugando mi nariz.
- Venga, liemosla en una manta o algo. - dijo Chaz.
- Ryan ha ido a poner el coche en la puerta que da al garage para que nos sea más fácil sacarla, menos mal que ya a anochecido - Cody lle echó una manta al cuerpo inerte de Chloe.
Destapé sus brazos.
- Ella es la siguiente - murmuré leyendo sus brazos. - ¿A quien se refiere?
- No lo sabemos, ya hemos puesto a las chicas sobre aviso. - Christian entró por la puerta. Asentí y tapé sus brazos. Esto se nos estaba saliendo de las manos, toda esta mierda no tendría que ser contra nosotros, si no contra Parker y Steve.
Bajamos el cuerpo de Chloe por el ascensor aguantando nuestra respiración y rezando por que nadie nos viera. El ascensor nos dejó en el garaje, salimos y el coche de Ryan estaba en frente con el maletero abierto. Ryan y Cody fueron a tirar el cuerpo a un rió mientras que nosotros nos dirigiamos a casa de Parker.